Módulos Temas Día

Caída de Carillion es lección para Reino Unido y Brexit

El año pasado, cuando Theresa May prometió una estrategia industrial moderna adecuada para un "Reino Unido global ", su gobierno todavía repartía contratos a Carillion incluso después de emitir advertencias de ganancias.

Carillion

(Foto: Bloomberg)

(Foto: Bloomberg)

Bloomberg

Bloomberg. La liquidación de la contratista gubernamental Carillion es una vergüenza para todos los involucrados.

Después de las inevitables acusaciones, evasiones de responsabilidad y reacciones políticas, es de esperar que el Reino Unido se esmere por fortalecer un mercado de construcción y compras demasiado fragmentado y débil para apoyar sus sueños de Brexit sin ayuda.

Puede que la desaparición de Carillion haya sido desencadenada por una tormenta perfecta de varios proyectos que fracasaron al mismo tiempo, pero las causas a largo plazo se encuentran en su exagerada expansión y la excesiva dependencia de la deuda.

La relación entre deuda neta y capital se duplicó entre 2012 y 2016, de 15 a 30, según los datos de Bloomberg.

Carillion intentó recuperar el control demasiado tarde: el duro trabajo de reducir la deuda y los dividendos comenzó recién en 2017. Los vendedores en corto olieron sangre a medida que aumentaba el dinero que los clientes le debían a la empresa.

El gobierno del Reino Unido también parece haber tenido un enfoque demasiado optimista para Carillion. El año pasado, cuando Theresa May prometió una estrategia industrial moderna adecuada para un "Reino Unido global ", su gobierno todavía repartía contratos a Carillion incluso después de emitir advertencias de ganancias.

Un funcionario gubernamental no identificado defendió este enfoque del Financial Times cuando dijo que la única opción era continuar de forma normal. Si normal significa llevar a cabo una rigurosa diligencia debida para garantizar que los contratistas puedan cumplir con un proyecto, entonces está bien, pero el gobierno tendrá que demostrar que hizo la tarea en este sentido.

Sin embargo, los problemas estructurales en el mercado del Reino Unido van mucho más allá de Carillion. El mercado está fragmentado y es altamente competitivo. Los márgenes de operación se estiman en la parte baja de un solo dígito, alrededor de la mitad de los de Francia.

La competencia es una espada de doble filo. Es bueno que los contribuyentes reciban un mejor precio de una gran variedad de ofertas, pero es malo si las ofertas excesivamente agresivas para obtener contratos conllevan retrasos en la finalización de los proyectos o incluso su fracaso. Un artículo de marzo encargado por la Asociación de Servicios Comerciales advirtió que solo uno de cada cinco de los proveedores de servicios públicos más grandes obtuvo un rendimiento comercial en cinco años. Centrarse miopemente en el precio puede generar costos inesperados a largo plazo.

La probabilidad es que el resto de la industria intente absorber la mayoría de los contratos de Carillion. En particular, es probable que empresas francesas como Eiffage vean más oportunidades de crecimiento en el Reino Unido en medio de las dificultades que enfrenta la competencia interna.

Incluso sin Carillion, el mercado británico sigue fragmentado, según los analistas de UBS. Con los empleos y la prosperidad del Reino Unido en Brexit en juego, es de esperar que la desaparición de Carillion impulse al Reino Unido a mejorar su mercado de compras. Eso significa, al menos, prestar más atención a la salud financiera de un contratista y al mismo tiempo hacer todo lo posible para mantener relaciones comerciales con socios europeos, incluida Francia. Aquí hay lecciones para todos.

Tags Relacionados:

Carillion

Reino Unido

Brexit

Leer comentarios ( )

Ir a portada