LIMA (Reuters).- La brasileña Braskem espera invertir hasta 3,500 millones de dólares en la construcción de una planta petroquímica en el sur de Perú, la cual podría comenzar a producir a fines del 2018, dijo el miércoles el gerente de proyectos de la filial local, Jaime Quipusco.

El ejecutivo dijo además que Braskem iniciaría la construcción de la planta petroquímica en enero del 2016, para producir 1.2 millones de toneladas de polietileno anuales.

Esta planta se enmarca en los planes del Gobierno del presidente Ollanta Humala de crear un polo petroquímico de unos 16,000 millones de dólares en el sur peruano.

Braskem está asociada a la estatal brasileña Petrobrasen el plan petroquímico.

Sin embargo, es clave que las empresas que quieran ingresar al sector se aseguren el abastecimiento de gas natural para poder operar, lo que sólo ha hecho la estadounidense CF Industries.

El ejecutivo pidió también al Gobierno que culmine el reglamento clave de una ley que busca aprovechar el etanoprocedente del gas del rico yacimiento Camisea, en los Andes peruanos.

"En este momento se tiene una ley para poder aprovechar el etano de toda la zona de Camisea, pero no se tiene la reglamentación, la ley es solamente una declaración de que se debe hacer pero tenemos casi un año sin la reglamentación que apoye a la industria petroquímica", precisó Quipusco en su presentación.

En mayo del 2011, el Gobierno del entonces presidente Alan García promulgó una ley que promueve la inversión en la industria petroquímica basada en etano, con el fin también de impulsar la construcción de un gasoducto de unos 5.000 millones de dólares en el sur del país.

El etano es usado en la industria petroquímica como insumo del etileno para la fabricación de fibras y plásticos.