Módulos Temas Día

Bayer apuesta por agricultura digital y biotecnología en Latinoamérica

De acuerdo con Santos, un ingeniero agrónomo y especialista en desarrollo tecnológico, el mayor potencial lo tienen los pequeños agricultores.

Bayer

Las acciones de Monsanto llegaron a caer hasta 3,2 por ciento en las horas de la mañana en Nueva York (Foto: Reuters)

Las acciones de Monsanto llegaron a caer hasta 3,2 por ciento en las horas de la mañana en Nueva York (Foto: Reuters)

Foto: Reuters

Por Diana Marcela Tinjacá

Bayer confirmó hoy su apuesta por la agricultura digital y la biotecnología en Latinoamérica, mientras avanza la integración al grupo de la recién adquirida Monsanto , protagonista de polémicas en la región.

Así lo aseguró hoy a Efe el brasileño Rodrigo Santos, nuevo líder para Latinoamérica de Crop Science, la división de agroquímica de la gigante alemana, al abordar las perspectivas regionales tras la adquisición en junio pasado de Monsanto, conocida por sus técnicas en ingeniería genética de semillas y la producción del herbicida glifosato.

"La digitalización es la gran oportunidad para América Latina, que, como una agricultura tropical, tiene más desafíos y requiere un manejo más preciso", dijo Santos sobre la región, donde Crop Science sumó 441 millones de euros (US$ 514 millones) en ventas de un total de 3,000 millones (US$ 3,500 millones) en el segundo trimestre de este año.

Según expertos que participan en el Diálogo sobre el Futuro de la Agricultura, un foro global que se celebra en la localidad alemana de Monheim (oeste) hasta este jueves, la digitalización del sector es la solución para promover la seguridad alimentaria ante el crecimiento de la población mundial, que llegará a los 10,000 millones de personas en el 2050.

La agricultura digital se vale de dispositivos como drones, satélites e incluso teléfonos móviles para recoger una gran cantidad de información del cultivo con el fin de que los pequeños y grandes agricultores los traten de forma personalizada, aumentando el rendimiento de las cosechas y reduciendo costes de forma sostenible.

"Da la posibilidad de que un agricultor de México, Brasil, Colombia o Argentina pueda desarrollar su labor aumentando la producción al mismo tiempo que optimiza los recursos naturales, es de altísima tecnología y sustentable", agregó.

De acuerdo con Santos, un ingeniero agrónomo y especialista en desarrollo tecnológico, el mayor potencial lo tienen los pequeños agricultores.

"Tenemos un ejemplo en la India con más de 160 bioagricultores que usan una plataforma digital y tan solo con un teléfono móvil tiene acceso a una gran cantidad de información de su cultivo", sostuvo.

"La tecnología digital aproxima toda innovación al pequeño agricultor, que es el que más lo necesita", indicó al estimar que en "5 o 10 años estas técnicas van a estar presentes en toda América Latina".

El directivo también se refirió a la propiedad intelectual relacionada con las semillas, tema que ha generado división en Argentina, uno de los principales productores mundiales de granos.

Organizaciones agrícolas de ese país consideran que la intención de crear una normativa al respecto es "privatizar las semillas" que sean producto, por ejemplo, de variedades de cultivos genéticamente modificados.

Para Bayer, sin embargo, "los Gobiernos deben estar en la capacidad de desarrollar marcos regulatorios y de respeto a la propiedad intelectual para atraer inversiones, que den seguridad a los emprendimientos, para impulsar innovaciones".

Santos defendió en este caso, así como en el del glifosato y de los transgénicos, que la firma se sostiene en "la ciencia", un planteamiento también expuesto en el foro por los principales directivos de la empresa.

Recientemente un tribunal de EE.UU. ordenó a Monsanto a pagar una indemnización de 289 millones de dólares a un hombre que dijo haber contraído cáncer por su exposición al herbicida.

"Creemos mucho en la ciencia, en los datos y en los hechos de la ciencia, que es fundamental para el futuro de la agricultura. En el caso del glifosato hay una prueba muy contundente de su seguridad", afirmó.

Este asunto también había generado polémica en Brasil, donde había sido prohibido el registro de productos con el herbicida, el más usado por los agricultores de esa nación, pero la Justicia finalmente revocó la orden.

"Creemos en la seguridad de estos productos y queremos fortalecer la capacidad de comunicar y discutir el tema con la sociedad, para que se entiendan las realidades y necesidades del campo", añadió el directivo de Crop Science.

Al Diálogo sobre el Futuro de la Agricultura, organizado por Bayer, asisten pequeños y grandes agricultores, académicos, ONG y expertos del sector para analizar las perspectivas del sector en medio de desafíos como el cambio climático y el crecimiento demográfico.

Leer comentarios ( )

Ir a portada