(Bloomberg).- Una vez más, la familia más rica de Colombia se interpone entre el multimillonario más grande de Sudamérica y los planes de expandir su imperio cervecero.

Con una participación del 14% en SABMillerPlc y dos asientos en el consejo de administración, los Santo Domingo tienen el poder de frustrar a Jorge Paulo Lemann de Brasil, uno de los cofundadores de la firma compradora de empresas 3G Capital y un importante accionista en Anheuser-Busch InBev.

El fabricante de Budweiser hizo una oferta de unos US$ 100,000 millones por SABMiller con una propuesta en dos partes que pagaría 37.49 libras la acción en efectivo y acciones por las dos participaciones de los dos mayores accionistas. AltriaGroup Inc., que tiene la mayor cantidad, instó a la empresa a tener en cuenta la propuesta, pero AB InBev dijo que los Santo Domingo, el siguiente accionista más grande, no dieron su apoyo.

Si las empresas pudieran llegar en algún momento a un acuerdo, la familia, cuyos intereses son manejados por Alejandro Santo Domingo, de 38 años, y Lemann, de 76, "formarían la alianza más importante en la fusión", dijo Andrés Jiménez, inversor colombiano y ex responsable de ventas internacionales en la firma de bolsa Serfinco, con sede en Medellín. Tanto AB Inbev como SABMiller reciben un tercio de sus ingresos de América Latina. En Brasil, el mercado cervecero más grande de la región, la unidad Ambev de AB InBev tiene una cuota de dos tercios del mercado.

[Etiqueta]
[Alejandro Santo Domingo. Foto: Getty Images]

Los barones cerveceros sudamericanos ya han pasado por esto. A mediados de los años Noventa, Lemann, que era propietario de la poderosa cervecería Brahma, hizo una oferta para comprar la cervecería de Santo Domingo en Colombia, llamada Bavaria. ViolyMcCausland-Seve, una banquera de inversión de Nueva York que nació en Barranquilla, donde su familia tiene sus raíces, dijo que ella les aconsejó decir que no.

Estrategia de consolidación.Dijo que el precio –que no reveló- no valoraba la calidad de la dirección y la singularidad de una empresa familiar sin problemas de sucesión.

"Trabajamos en el tema durante alrededor de un año y finalmente llegamos a la conclusión de que no era una buena transacción", dijo. "Consideramos que la oferta no era lo bastante grande".

[Etiqueta]
[Jorge Paulo Lemann. Foto: Getty Images]

Lemann hizo otro intento en 2000. Alejandro Santo Domingo estaba trabajando en Violy, Byorum&Partners, una firma boutique de fusiones y adquisiciones que fundó McCausland-Seve, cuando Lemann realizó la segunda insinuación en una reunión en París, y la respuesta fue la misma. La familia decidió continuar con su estrategia de consolidación, comprando cervecerías en Panamá, Perú y Portugal. En 2005, el clan vendió su participación en Bavaria a SABMiller.

Para entonces, Lemann había incorporado Brahma a Interbrew de Bélgica. Utilizó su posición como accionista más grande con tres asientos en el consejo de administración para orquestar e 2008 la fusión con Anheuser Busch que creó el gigante de la industria AB InBev. El máximo responsable ejecutivo de la empresa, Carlos Brito, es el protegido de Lemann; el multimillonario pagó su MBA en Stanford. Lemann también hizo pasar a Joao de Castro Neves, el presidente para Norteamérica en AB InBev, por la escuela de negocios de la Universidad de Illinois. Ambos ejecutivos son brasileños.

Los Santo Domingo también tienen una conexión con AG InBev. El presidente, Olivier Goudet, fue respaldado con dinero de la familia cuando fusionó al segundo y tercer comerciantes minoristas cafeteros más grandes este año como responsable de JAB Holding Co.

TAGS RELACIONADOS