Por Daniel Goya

"Si hoy día comiste pollo, es muy posible que haya sido un pollo Avinka", dice muy confiado Mariano Tarnawiecki, gerente general de la empresa.

Con casi 20 años en el mercado, Avinka se ha especializado en ofrecer solo carne de pollo y eso es lo que resalta Tarnawiecki.

"No hay otra compañía avícola que se haya enfocado tanto en el pollo como nosotros", agrega antes de mencionar que su empresa distribuye cada año alrededor de 20 millones de pollos en 14 ciudades del Perú y en el Ecuador.

La oficina de Tarnawiecki es amplia. No está muy decorada, es más funcional y práctica. Pero desde la entrada se puede divisar un premio que recibió la empresa por su buena crianza de pollos.

Es la única pieza ornamental que destaca en el lugar. Tarnawiecki la levanta como si fuera la copa del mundo. Está orgulloso de lo que ha conseguido. Ha estado en Avinka incluso antes de que se creara, cuando existía con otro nombre.

En Ecuador y en el Perú, Avinka es proveedor de McDonald's. "Antes también éramos proveedores de McDonald's en Bolivia y Colombia", menciona el ejecutivo con resignación.

La marca estadounidense de comida rápida decidió hace un tiempo abandonar las operaciones en Bolivia en un conflicto que involucró hasta al presidente Evo Morales. Mientras que Colombia, luego de firmar su TLC con Estados Unidos, decidió tener proveedores directamente desde el país del dólar.

No obstante, en el Perú, las cosas le van bien a Avinka. Tienen clientes grandes que van desde supermercados, fast food como KFC y McDonald's, hasta restaurantes de pollo a la brasa. "Nuestra orientación comercial es business to business, casi no entramos al retail.

Nosotros somos el puente entre el pollo que estuvo la noche anterior durmiendo en el galpón y el pollo que hoy día la gente almorzará", explica. La lista de productos que tiene Avinka ocupa siete páginas impresas y en letra minúscula.

Son más de 100 tipos de productos, entre refrigerados y congelados, que van desde el pollo entero, hasta los filetes procesados y marinados con la salsa y aderezo que el cliente necesite.

"Pero a pesar de toda esa variedad de productos que ofrecemos, el 50% de nuestros ingresos siguen siendo los pollos enteros para pollos a la brasa", acota Tarnawiecki. La genética es la base de toda la operación.

"Los pollos abuelos son traídos de Europa o EE.UU. para que den vida a los padres y estos a su vez a los nietos que serán finalmente los comercializados. Se ha llegado a un estándar en calidad de pollo universal. Por eso, la calidad de pollo que se come en Europa o en otros países es la misma que la que se come en el Perú", argumenta el ejecutivo.

En el 2014 Avinka obtuvo ingresos por US$ 80 millones y este 2015 esperan aumentar esa cifra en 5%. "También vamos a invertir en distribución y en nuestra capacidad de procesamiento. Buscamos poder hacer nuestro trabajo más rápido y mejor, sin sacrificar calidad y puntualidad", sentencia.

TAGS RELACIONADOS