Un banco peruano rediseñó, ya hace algunos años, su proceso de evaluación crediticia. Comenzó con productos como tarjetas de crédito y , hasta llegar a los . Como resultado, el proceso de entrega de estos productos pasó de durar una semana a solo quince minutos.

¿Qué sucedió? Miguel Hernández, gerente de desarrollo de negocio de Datco Perú, explicó que este cambio en el ritmo de trabajo se debió a la automatización de procesos. "Cuando haces esto, tomas control de la gestión en la empresa y, a la vez, te vuelves más eficiente y maximizas la productividad", agregó.

"La teoría y la experiencia que tenemos nos dice que la reducción de costos es entre 30% y 50% cuando automatizas procesos. En términos de tiempo, estamos hablando —en muchos casos— de un 80% de reducción", aseguró Hernández.

Esta última cifra va a depender de cómo se esté llevando hasta el momento el flujo de trabajo: si el proceso ya está marchando bien y solo falta automatizarlo, el ahorro de tiempo será menor, pero el beneficio en productividad aumentará.

Sin despidosUno de los mitos que acompañan la automatización de procesos es el recorte de personal, comentó el ejecutivo. En el caso del banco con el que Datco trabajó, lo que se dio fue una reorientación del trabajo de los empleados. "Antes de tener el proceso automatizado, tenías unos 100 digitadores. De ese número, luego quedaron unos 40, mientras que los otros 60 fueron reubicados en otras áreas de la empresa, sin generar despidos", detalló.

"Todas las empresas tienen procesos críticos para el negocio o administrativos —dijo Hernández— por lo que esto funciona en todos los sectores". Hasta el momento, el sistema financiero ha sido el más exitoso en el rediseño de su flujo de trabajo a través de esta tecnología. Mientras menos se animen a dar este salto, "estamos perdiendo una oportunidad con respecto a otras empresas en la región", advirtió.