Sao Paulo (Reuters).- definirá el año próximo si volverá a producir autos en Brasil, tras analizar el impacto que tendrá un nuevo régimen automotor que estableció cuotas de importación sin impuestos para firmas que no posean plantas en el país.

Si la compañía volviera a armar autos en Brasil, podría eludir la limitación de una cuota de 4,800 vehículos de importación al año, libres de los 30 puntos porcentuales del Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI).

"Estamos en la fase inicial del proyecto, aun sin nada definido", dijo el presidente de la filial brasileña de Audi, Leandro Radomile, durante un evento.

La unidad de autos de lujo de produjo entre inicios del 2000 y mediados del 2006 el modelo A3 en la planta de VW en Sao José dos Pinhaos, en el estado de Paraná.

La firma tiene planes de vender cerca de 5,700 vehículos en Brasil durante el 2012. Entre enero y noviembre de este año, el volumen autorizado sumó 4,317 unidades, un 6% menos que el volumen del mismo período del 2011.

Para el 2013, la expectativa es que las ventas sumen 7,500 unidades.