Alive será la primera agencia de marketing digital que proyecta llegar al (San Francisco – California) en el segundo semestre del 2016, con una inversión mínima de US$ 50,000.

La empresa peruana tiene tres años en el y ha elaborado más de 150 proyectos, que van desde el desarrollo de plataformas de e-commerce hasta implementación de app de realidad aumentada.

Al inicio, los trabajos estaban más enfocados en el usuario final de sus clientes, usualmente compañías de servicios o productos de consumo masivo. Ahora, sus trabajos más demandados son el desarrollo de softwares específicos o servicios en la nube que optimizan procesos internos.

La inversión de sus clientes en estas soluciones tecnológicas a medida oscila entre US$ 10,000 y US$ 60,000. El tiempo que toma desarrollar e implementar los productos es hasta cinco meses.

En base de su experiencia, Francesco Lulli, socio fundador de Alive, se aventura a afirmar que la productividad de las empresas peruanas puede aumentar en un 40% utilizando sistemas de gestión web u otras soluciones.

Este año, Alive espera registrar un crecimiento hasta de 60%, respecto a sus resultados del año pasado, anclando su labor en medianas y pequeñas empresas que todavía trabajan con sistemas tradicionales.