París (Reuters).- La aerolínea redujo sus pérdidas operacionales a la mitad y superó las expectativas del mercado gracias a los frutos de las medidas de recortes de costos, y le dijo a los sindicatos que no había alternativas a los planes de reestructuración, que ahora dependen del apoyo de los pilotos.

El grupo franco-holandés, que la semana pasada no logró el apoyo clave de sus sindicatos a la reorganización de la empresa, dijo que su pérdida operativa en el segundo trimestre se redujo a 66 millones de euros (81.6 millones de dólares) desde los 145 millones de euros un año atrás, debido a que más allá del combustible.

Los ingresos crecieron un 4.5% a 6,500 millones de euros.

Las acciones de la aerolínea, formada tras la fusión entre y en el 2004, subían casi un 14%, a 4.43 euros, a las 1258 GMT debido a que la gerencia mantuvo su mano firme en la reestructuración y emitió pronósticos que implican pérdidas menores a las esperadas para el año.

Los analistas dijeron que la firme postura respecto de la reestructuración tras la votación de los tripulantes de cabina impulsó las acciones junto a los pronósticos de una mejoría en la ganancia operativa a al menos 195 millones de euros en el segundo semestre.

Algunos sindicatos de Air France dicen que las medidas de reorganización son excesivas. "Las actuales negociaciones con los sindicatos son cruciales para una recuperación exitosa de Air France-KLM, pero vemos valor (en las acciones) en los actuales niveles sobre la base de estos resultados mejores a lo esperado", dijeron analistas de Goodbody.

El presidente del directorio y presidente ejecutivo, Jean-Cyril Spinetta, dijo en un comunicado que "estos resultados demuestran cuan crucial es el éxito del plan Transform 2015 para la mejoría del grupo".

Las pérdidas netas se ampliaron a 895 millones de euros desde 197 millones de euros, afectadas por un cargo de reestructuración por 365 millones de euros y una caída en el valor de los contratos de cobertura de combustible.

Atrapada entre la competencia de sus rivales de bajo costo en Europa y de las aerolíneas asiáticas que se llevan parte del negocio premium de larga distancia, Air France-KLM busca que su personal en Francia acepte concesiones para lograr una mejor eficiencia y evitar despidos.

Los sindicatos de tripulantes de cabina rechazaron la semana pasada las propuestas de recortar 5,122 puestos mediante retiros voluntarios, pero Air France-KLM dijo que todavía esperaba cumplir con su meta de aumentar la productividad un 20% entre el 2011 y el 2014 mediante la imposición de ahorros.

El personal de tierra aceptó el plan, dejando decisiones cruciales en manos de los pilotos, que votarán en agosto. "Lo que está claro es que no tenemos opción: las medidas que propusimos pretenden asegurar la supervivencia de la compañía y su recuperación en los próximos años", dijo el presidente financiero, Philippe Calavia, a la prensa.

Sus costos unitarios bajaron un 1.3% al excluir los precios de las divisas y el combustible. Los analistas esperaban en promedio una pérdida operativa de 216 millones de euros e ingresos por 6,450 millones de euros, según datos de Thomson Reuters I/B/E/S.

(1 dólar = 0.8084 euros)