Módulos Temas Día

Aerolíneas van rumbo a alza pese a mayor costo del combustible

Las guerras de precios, que durante dos años afectaron al sector y que el verano (boreal) pasado volvieron a estallar, cedieron en el segundo semestre de 2017.

Aerolíneas Argentinas

Aerolíneas Argentinas

(Foto: Reuters)

(Bloomberg). Las líneas aéreas se encaminan a un tercer año de alza de sus acciones a pesar de un aumento del precio del combustible de avión.

Se pronostica que Delta Air Lines y Alaska Air Group  subirán 20% o más este año, sobre la base del promedio de estimaciones de analistas que reunió Bloomberg. American Airlines Group Inc., Southwest Airlines y United Continental Holdings Inc. tendrán aumentos menores.

El sector, que comienza el jueves con Delta a dar a conocer sus ganancias, se beneficia de un mayor poder de fijación de precios, un crecimiento económico constante y un impulso procedente de la reforma tributaria de los Estados Unidos.

Un reciente incremento de costos, excluidos combustibles, da muestras de desaceleración. Hasta el aumento de los precios del petróleo no resultará tan negativo si lleva a las líneas aéreas a limitar la expansión de la capacidad y a concentrarse en subir las tarifas, lo cual sería una mala noticia para los pasajeros, pero una ventaja para los inversores.

“Somos optimistas respecto de las perspectivas para 2018 de las líneas aéreas dado que la tendencia es a tarifas más altas debido a los crecientes costos del combustible, mientras que el crecimiento de los costos no vinculados al combustible parece estar volviendo a los niveles históricos”, dijo esta semana Helane Becker, analista de Cowen & Co. en una nota a clientes. “Las aerolíneas deberían beneficiarse de la reforma impositiva”.

Como el personal y el combustible son los mayores gastos de las líneas aéreas, los precios más altos de la energía tienden a hacer que estas se muestren más prudentes respecto del crecimiento.

Compañías como American y Delta han desacelerado la expansión de vuelos y capacidad en los últimos años a los efectos de permitir que la demanda se ponga a tono con la oferta y así resulte más fácil cobrar más por los pasajes.

Las guerras de precios, que durante dos años afectaron al sector y que el verano (boreal) pasado volvieron a estallar, cedieron en el segundo semestre de 2017.

El ingreso por pasajero por milla y plaza volada, una medición de referencia del poder de fijación de precios, probablemente aumente entre 2 y 3% en un futuro próximo, dijo Darryl Genovesi, analista de UBS Group.

Los inversores tendrán una versión actualizada de las expectativas del sector para 2018 cuando Delta, la aerolínea número dos de EE.UU., dé a conocer sus ganancias y discuta sus perspectivas el jueves.

“Seguimos pensando que las acciones de las líneas aéreas tienen un buen desempeño cuando las compañías pueden demostrar que tienen poder de fijación de precios”, dijo Genovesi.

Aún hay riesgos que pueden afectar o revertir las posibles alzas de las acciones. Los costos laborales han aumentado en tanto las compañías han tenido que pagar más para llegar a acuerdos con pilotos, asistentes de vuelo y otros grupos laborales.

Algunas aerolíneas también enfrentan grandes renovaciones aeroportuarias, nuevos aviones y actualizaciones de tecnología.

Tags Relacionados:

aerolíneas

mercado petrolero

Leer comentarios ( )