Este martes 21 de octubre será un día decisivo para el futuro de los activos de en el Perú y diversos países de Latinoamérica, ya que ese día se reunirá la junta de accionistas de la empresa para someter a votación la venta a Enel de su participación en la chilena , empresa a través de la que controla los activos en Latinoamérica.

Enel, que tiene un 92% de la española Endesa, comprará los activos latinoamericanos por 8,252 millones de euros, con una prima del 11%.

En concreto, se hará con el 60% que posee Endesa en Enersis mediante la adquisición de Endesa Latinoamérica, propietaria del 40% de la chilena, y del 20% de las acciones restantes controladas directamente por la eléctrica española.

El importe de esta operación se destinará, como previsiblemente acordarán este martes los accionistas de Endesa, al reparto el próximo 29 de octubre de un primer megadividendo de 7.79 euros brutos por acción, más de cinco veces la retribución anual ordinaria distribuida por la eléctrica entre sus accionistas.

Esta operación se enmarca en la nueva estrategia de Endesa que, tras esta venta de , anunció a principios de este mes un plan industrial con el cual eleva un 25% sus inversiones en España para el periodo 2014-2016 hasta los 2,500 millones de euros.

Endesa Latinoamérica está considerada como la primera multinacional eléctrica privada de la región con 16,240 megavatios (MW) de potencia instalada y más de 14.5 millones de clientes en Chile, Argentina, Colombia, Perú y Brasil.

El objetivo de la nueva Endesa será que su resultado neto, ya sin Latinoamérica, se situé en alrededor de 1.000 millones en 2015 y en 1.100 millones en 2016.