¿Optimismo sobre la economía peruana? Sí, pero solamente en el corto plazo. Para el socio director de Macroconsult, , hoy el panorama es positivo gracias al 'boom' de inversión privada, pero este motor de crecimiento no es suficiente para mantener el dinamismo en el largo plazo.

"Perú si puede crecer 6 o 6.5% por 10 años, pero no 20. No está equipado para ese ritmo", dijo.

El motivo de esto señaló está en la fuente de crecimiento. Hoy, la ronda el 22% del PBI. Con esta cifra, es de esperarse una tasa de expansión "natural" entre 6 y 6.5% al año. Y esta avidez con la que las personas y empresas buscan invertir se refleja en que hoy el sector público está saturado y se hacen colas para conseguir permisos y demás.

Este ánimo del por invertir responde a que el contexto de estabilidad macroeconómica, fiscal y la reforma comercial. "Los últimos gobiernos no han hecho algo muy espectacular. Simplemente no han retrocedido. La economía de mercado solita te da incentivos para la inversión", afirmó.

El gran problema de este proceso es que eventualmente llega a su fin. Sucede es que los mercados se van saturando y, por consiguiente, la rentabilidad de los proyectos privados deja de ser tan alta. "El Perú tiene alta rentabilidad en muchos nichos, pero eso no va a ser siempre así", sostuvo.

Además, hay un factor adicional. En el largo plazo anticipó, habrá otras carencias que son necesarias para mantener el crecimiento en niveles elevados, como es la infraestructura adecuada y personas bien educadas y calificadas. Estas faltas harían que los proyectos de inversión encarezcan y, por lo tanto, la rentabilidad esperada sea menor.

Con el tiempo, destacó, llegará el punto en que tengamos tres drivers clave de crecimiento: Capital físico, humano y productividad. Cuando la gente capacitada sea escasa y la inversión no baste, solo quedaría el tercer factor. "Ese día, cuando crezcamos solo por productividad, vamos a crecer 2%", estimó.

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar caer en esto? El experto reiteró que el Perú no puede sostener altos crecimientos por periodos muy extensos. Lo que sí podemos hacer es 'patear' ese día para el futuro. Para ello, es necesario emprender reformas y, en esa línea, la pelota está en el campo del Estado.