Madrid (Reuters).- Las cerraron con un descenso del 3%, golpeadas porque la prima de riesgo doméstica se disparó en medio de temores por la de deuda en Europa y por el decepcionante dato de empleo de la economía estadounidense.

Pese a que la bolsa local acumulaba dos jornadas de pérdidas, las órdenes de venta volvieron a dominar al persistir dudas sobre el calendario de la ayuda europea a la banca española y sobre la reducción del déficit público en un clima de acelerada recesión económica.

A las inquietudes europeas se sumaron en el último tramo de la sesión el impacto negativo del flojo dato laboral de junio en Estados Unidos, que aumenta la probabilidad de que la Reserva Federal lance medidas de estímulo y complica las posibilidades de reelección del presidente Barack Obama.

"Se está constatando que los problemas de Europa están empezando a afectar a Estados Unidos, y la bajada de tasas en China da otra nota de temor sobre la economía en todo el mundo", dijo un operador de la bolsa madrileña.

En la sesión bursátil del viernes siguió pesando el hecho de que el Banco Central Europeo (BCE) no contemplara el jueves nuevas medidas no convencionales para ayudar a los países con problemas, tales como un programa de compras de deuda o nuevas rondas de inyecciones baratas de liquidez.

En este clima, el índice referencial Ibex cayó un 3.1% y cerró a 6,738.9 puntos, mientras que el referencial europeo FTSEurofirst 300, cedió un 1 por ciento. En la semana, el índice español cayó un 5.1%.

A la espera de que se aclare la fórmula de recapitalización europea de la banca española, los títulos del sector registraron importantes caídas. Santander perdió un 3.87% y BBVA un 5.08%.

También registraron recortes los bancos medianos, con caída del 4.16% en Caixabank, del 4.07% en Popular, y del 3.4% en Sabadell.

Tanto la prima de riesgo que mide el diferencial entre el bono español y el alemán como los rendimientos de los bonos domésticos continuaban con su escalada, camino a los máximos históricos marcados a mediados de junio.

En el momento de cierre de la bolsa española, el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán

se situaba en 565 puntos básicos (pb), frente a los 540 de las últimas transacciones del jueves y comparado con los 589 pb de mediados de junio que supusieron un máximo histórico desde el lanzamiento del euro en 1999.

Por su parte, la rentabilidad del bono a 10 años superó el nivel crítico del 7,0 por ciento, a sólo unos 0,18 puntos del máximo de hace tres semanas, aunque después retrocedió hasta el 6,96 por ciento.

Entre otros valores líderes del Ibex, las acciones de Telefónica perdieron un 3,23 por ciento, las de Iberdrola un 2,83 por ciento, y las de la petrolera Repsol un 4,96 por ciento.