Washington (Reuters).- El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo subió la semana pasada, una señal potencialmente preocupante para la economía, aunque el nivel aún apunta a una recuperación en curso en el .

Otros datos divulgados mostraron que los precios de las importaciones y exportaciones de cayeron en junio por cuarto mes consecutivo, golpeados por un crecimiento económico más débil en todo el mundo.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo aumentaron en 16,000, a una cifra desestacionalizada de 360,000, dijo el Departamento del Trabajo.

"Es un poco preocupante", comentó Russell Price, estratega senior de Ameriprise Financial Services Inc en Troy, Michigan.

La lectura probablemente fue empañada por factores estacionales.

El puede tener dificultades a la hora de ajustar estacionalmente las solicitudes a comienzos de julio, debido a que muchas fábricas cierran durante ese período para reformas.

Incluso con el incremento de la semana pasada, el número de despidos continúa dentro de los niveles vistos en el último año y es consistente con una caída sostenida de la tasa de desempleo.

"El mercado laboral ha tenido un desempeño bastante bueno", dijo Joshua Dennerlein, economista de Bank of America Merrill Lynch en Nueva York.

El mercado laboral de Estados Unidos ha mostrado señales de fortaleza en las últimas semanas, con 195,000 empleos incorporados a las nóminas en junio. Las cifras han alentado las expectativas de que la Reserva Federal comience a retirar su enorme programa de estímulos tan pronto como en septiembre.

El promedio móvil de cuatro semanas para las nuevas solicitudes, que es considerado una mejor medición sobre las condiciones del mercado laboral, subió en 6,000 a 351,750.

Economistas consultados por Reuters esperaban que los pedidos de beneficios cayeran a 340,000 la semana pasada.

Algunos inversores consideraron al dato como una señal de que la FED podría retrasar planes para reducir su programa de compras de bonos que apunta a estimular un mayor crecimiento del empleo.

Reserva FederalLos precios de los extendieron sus ganancias brevemente tras la divulgación del dato, mientras que el dólar ampliaba sus pérdidas frente al yen japonés.

Las minutas de la reunión de junio de la FED, divulgadas ayer, mostraron que cerca de la mitad de sus consejeros creían que los estímulos del banco central a través de compras de bonos deberían acabar a fin de año, pero muchos querían garantías de que la recuperación del empleo en Estados Unidos esté en territorio firme antes de cualquier retiro de políticas.

En otro informe, el Departamento del Trabajo dijo que los precios de las exportaciones cayeron un 0.1% el mes pasado, en línea con la mediana de los pronósticos arrojados por un sondeo de Reuters.

La caída probablemente refleja la debilidad en la demanda global, que ha sido golpeada por la crisis de deuda de Europa y una desaceleración del crecimiento en China.

Los precios de las importaciones bajaron un 0.2% el mes pasado, arrastrados por otro mes de declives en los costos de la categorías de combustibles. Los precios del petróleo aumentaron un 0.2%.

Los precios de las importaciones y de las exportaciones han caído todos los meses desde marzo, la mayor racha desde el 2008 cuando el mundo estaba atrapado en una crisis financiera.

La baja en los costos de los automóviles importados del mes pasado y de otros bienes de consumo podría ayudar a algunos consumidores estadounidenses.

Sin embargo, a algunos economistas les preocupa que un ambiente de inflación débil pueda elevar el espectro de la deflación, que conlleva una espiral de caídas de precios y salarios que es difícil de combatir por parte de bancos centrales.

Economistas consultados por Reuters esperaban que los precios de las importaciones no registraran cambios el mes pasado.