Washington / Caracas (Reuters).- Estados Unidos y la ) apoyaron hoy una revisión del resultado de la elección presidencial en Venezuela, que ganó por poco margen el candidato oficialista y heredero político de Hugo Chávez sin que la oposición admita una derrota.

fue proclamado presidente electo tras obtener según los últimos datos oficiales un 50,75 por ciento de los votos en los comicios del domingo, frente al 48,97 por ciento de su rival , quien dijo que no reconocerá el resultado hasta que no se vuelvan a contar todos los sufragios.

"Dado el ajustado resultado alrededor de un 1 por ciento de los votos separa a los candidatos el candidato opositor y al menos un miembro del Consejo Electoral han pedido una auditoría del 100 por ciento del resultado", dijo el portavoz de la Casa Blanca, , en una rueda de prensa.

"Esto sería un paso importante, prudente y necesario para asegurar que todos los venezolanos tengan confianza en estos resultados", agregó.

Estados Unidos y Venezuela mantienen relaciones diplomáticas en su mínima expresión tras años de confrontaciones con el fallecido Chávez, quien siempre se declaró socialista y anti imperialista.

La OEA, que también es abiertamente criticada por el Gobierno de Venezuela, respaldó el pedido de la oposición.

"Frente a los resultados (…), luego del anuncio formulado por representantes del Gobierno y oposición sobre la necesidad de realizar una auditoría y un recuento completo de la votación, el secretario General (José Miguel) Insulza expresó su respaldo a esta iniciativa", dijo el organismo en un breve comunicado.

El canciller venezolano, Elías Jaua, rechazó mas tarde el comunicado.

"No es la OEA quien puede exigirle al consejo electoral un recuento de votos (…) son simplemente los sectores que se sientan inconformes. Nosotros ratificamos ante el mundo que el día de ayer (domingo) hubo un ganador en Venezuela, Nicolás Maduro", dijo a través de la televisora estatal.

Otros gobiernos aliados de Chávez como Cuba, Argentina, Ecuador y Rusia celebraron la victoria del delfín político del socialismo.

Durante el acto de proclamación de Maduro, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, calificó las declaraciones de la Casa Blanca y de la OEA como un "acto injerencista que busca intervenir en la soberanía electoral".

Llamado a consulta a embajador en EspañaAdicionalmente, Jaua informó que llamarán a consulta a su embajador en España, Bernardo Álvarez, para valorar las declaraciones de su colega canciller José Manuel García Margallo, quien recomendó un recuento rápido que disipara las dudas ante un escenario altamente polarizado.

La tensión en Caracas aumentaba en la tarde de hoy mientras manifestantes de la oposición chocaban con la policía, que lanzó bombas lacrimógenas en medio de cantos de fraude casi al mismo momento en que Maduro era nombrado presidente electo.

En su discurso de aceptación el domingo, Maduro dijo que estaría dispuesto a auditar las cifras oficiales, un proceso que regularmente se hace sobre el 54% de los resultados.

Pero el lunes Jorge Rodríguez, su jefe de campaña, aclaró que están abiertos a un escrutinio de la totalidad del voto automatizado, pero que se oponen al conteo manual de los comprobantes y a la apertura de las urnas.

Por su parte, la Unión Europea dijo a través de un portavoz que "tomaron nota" de la victoria de Maduro y que esperan que, si finalmente el país petrolero decide hacer un recuento electoral, sea transparente para aclarar las dudas generadas por el "margen extremadamente estrecho".