Lima (Reuters).- La habría crecido un 4.25% en septiembre en medio de una fuerte desaceleración del sector de la construcción y por un efecto estadístico, mostró un .

Las estimaciones de los 10 analistas consultados fluctuaron entre del 4.80 y 3.70% interanual en septiembre. El promedio fue de un alza del 4.20%.

La proyección para septiembre es levemente inferior al crecimiento del 4.3% interanual de agosto y se ubica muy por debajo al 6% de septiembre del año pasado.

"Es en parte por la alta base de comparación de septiembre 2012, que incluso afectó a sectores dinámicos como la ", explicó Juan Carlos Odar, jefe de estudios económicos del Banco de Crédito del Perú.

El clave sector de la construcción, que se ha convertido en unos de los principales motores de la economía local, se habría estancado o incluso podría haber caído en septiembre, según analistas.

Ello principalmente porque el consumo de cemento cayó un 1.2% interanual en septiembre, la primera baja mensual del año y frente al aumento del 7.54% de agosto, de acuerdo a indicadores adelantados del Gobierno.

"Una recaída del sector exportador y un mal desempeño de sectores primarios" también incidieron en la actividad productiva en septiembre, agregó Odar.

Perú casi borró su superávit comercial en septiembre al anotar un saldo positivo de apenas US$ 4 millones, frente a los 569 millones del año pasado, según datos del Banco Central.

Los sectores de y de , que habrían crecido en torno a un 5.5 y un 6%, respectivamente, comentaron los expertos.

Repunte tras flojo tercer trimestreCon el resultado de septiembre, la economía peruana habría crecido entre un 4.1 y 4.5%, su peor trimestre desde el cuarto trimestre del 2009, cuando se expandió un 3.4%, según datos históricos del Banco Central.

Esto "ha influido en la decisión del de bajar la tasa, pero anticipamos un mejor comportamiento de la economía en los próximos meses", agregó Odar.

La economía peruana crecería entre un 5.2 y 5.7% este año, según las estimaciones oficiales, muy por debajo del 6.3% del año pasado aunque a una de las tasas más altas de Latinoamérica.