Pekín (Reuters).- podría exhibir un leve repunte económico en el cuarto trimestre, debido a que los altos gastos en infraestructura alentarían al motor del crecimiento mundial para salir de siete desaceleraciones periódicas consecutivas, aunque la expansión seguirá aletargada durante el 2013, mostró un sondeo de Reuters.

La ligera recuperación deja a la en curso de su menor expansión anual en 13 años, aunque analistas dicen que las autoridades acogerán el efecto de enfriamiento en los precios y no anunciarán nuevas medidas para estimular el crecimiento por temor a avivar la inflación.

El sondeo indicó que no existe mayor intención de reducir las tasas de interés o de aplicar medidas radicales de estímulo durante el próximo año, aunque se prevén recortes al ratio de requerimientos de reservas (RRR) para los bancos.

"Pensamos que los últimos datos sugieren que ha tocado fondo", Wang Tao, economista de UBS en Hong Kong. "Esto significa que existe una necesidad mucho menor de lanzar otra ronda de estímulo", aseveró.

La proyección de un sondeo de Reuters a 19 economistas indicó que el crecimiento económico de China debería llegar a 7.7% en el cuarto trimestre, por encima de la expansión del 7.4% vista en los tres meses previos.

Para todo el 2012, la debería crecer un 7.7%, de acuerdo a la estimación de 27 analistas, apenas por encima de la meta del Gobierno de 7.5%, pero de todas formas el menor ritmo desde 1999, cuando la expansión fue de 7.6%.

La última estimación para el crecimiento económico de China en el 2012 está por debajo de la previsión del 8 por ciento arrojada en una encuesta similar de Reuters en julio, y destaca cómo ha tomado a muchos por sorpresa el impacto de la desaceleración.

El aletargado crecimiento de China puede verse también en el resto de Asia, donde es posible que las economías tengan que afrontar otro año de débil expansión en el 2013 mientras los bancos centrales mantienen una política relajada.

Sin embargo, muchos creen que ya puede haber pasado lo peor.

Un repunte sorprendentemente significativo en las exportaciones de China el mes pasado, junto con cifras más sólidas en la producción fabril, la inversión y las ventas minoristas, todas por sobre las expectativas, sugieren que la economía podría estar volteando la página.

Analistas dicen que el gasto en inversión fue impulsado por las rápidas aprobaciones del Gobierno a proyectos de infraestructura, incluyendo planes valuados en 157,000 millones de dólares que recibieron luz verde en septiembre.

Puesto que las políticas pro crecimiento parecían estar surtiendo efecto, analistas dijeron que era probable que el banco central de China mantuviera en un 6% las tasas de crédito hasta fines del 2013, mientras que dejaría sin cambios las tasas de depósitos en 3 por ciento.