Lima (Reuters).- El presidente del Banco Central de Reserva (BCR) de Perú, Julio Velarde, afirmó que se siente "ligeramente más pesimista" frente al optimismo que sentía hace algunas semanas, debido a que los nubarrones en torno a Europa se han acentuado nuevamente ante las .

Velarde, en una entrevista con Reuters durante un congreso internacional del oro, dijo que en ese contexto el banco analiza "con cuidado" los efectos sobre la economía local, aunque afirmó que tienen todas las herramientas para atenuar la crisis.

"Si me pregunta hace tres semanas era más optimista, con esto de Europa de la semana pasada particularmente estaría tal vez ligeramente más pesimista", afirmó Velarde.

Los inversores se pusieron nerviosos el martes luego de que las autoridades griegas fracasaran en formar un nuevo Gobierno, abriendo la puerta para que se celebren elecciones en las que podrían ganar partidos que se oponen al rescate del y de la Unión Europea.

El fracaso en Grecia avivó además los temores a su posible salida de la zona euro, en momentos en que la economía global sigue dando señales de desaceleración.

"Los nubarrones en el mundo se han acentuado nuevamente, eso hace que haya que analizar con más cuidado qué es lo que pasa el resto del año (en la economía peruana), sencillamente porque los problemas en Europa se han acentuado", afirmó Velarde.

"Eso puede afectar, no para derrumbarse la economía, pero puede o hace difícil un pronóstico hasta que uno analice más qué pasa", agregó.

En la estimación más reciente, el Banco Central dijo que crecería este año cerca de 6%. Las nuevas proyecciones del banco se conocerán a mediados de junio.

Herramientas listasMás temprano, el estatal Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó que la economía local se expandió un 5.6% interanual en marzo, un ritmo menor frente al mes previo y por debajo a lo anticipado por los analistas.

Velarde afirmó, sin embargo, que la economía peruana basada en la exportación de materias primas se muestra sólida y que el banco central mantiene su tasa de interés clave en 4.25%, aunque podría bajarla en caso de ser necesario. "Así que tenemos todas las herramientas para atenuar la crisis", agregó el funcionario.

En la crisis financiera internacional del 2008, el banco central peruano redujo progresivamente su tasa de referencia para ubicarla hasta en un 1.25% en agosto del 2009.

Los renovados temores en Europa generaron asimismo una caída de los mercados bursátiles y de monedas globales.

En Perú, el sol, que hasta hace unas semanas se fortalecía frente al dólar, muestra una tendencia a la baja desde inicios de mayo luego de que el banco central elevó el encaje para frenar los créditos y en medio de la crisis en Grecia.

"Se ha juntado a estos efectos, es difícil distinguir cuánto ha sido el efecto encaje y cuánto ha sido el efecto internacional, pero da la impresión que más importante ha sido este nerviosismo de los mercados internacionales que ha hecho que todas la monedas se deprecien", explicó Velarde.

Ante la caída del sol, la autoridad monetaria preguntó el martes a los bancos sobre su interés a una eventual subasta de Certificados de Depósitos Reajustables (CDR), operación que no se concretó pero que hizo que el sol borrara su baja inicial.

Los CDR son papeles en dólares pero denominados en la moneda local, que son entregados a los bancos a cambio de soles al banco central.