Roma (Reuters).- Diez ciudades italianas, entre ellas Nápoles y Palermo, enfrentan , reportó el diario La Stampa, destacando las crecientes preocupaciones sobre la sustentabilidad de las finanzas locales en la tercera mayor economía de la zona euro.

"Al menos 10 grandes ciudades están en riesgo", dijeron especialistas gubernamentales anónimos citados por el periódico.

El primer ministro Mario Monti expresó preocupación la semana pasada en que la región autónoma de Sicilia estuviera al borde de la cesación de pagos de su deuda.

Los problemas de financiamiento de las regiones recuerdan a España, donde la prensa reportó que unas seis autoridades regionales podrían seguir a Valencia en la solicitud de ayuda financiera a Madrid para mantenerse a flote.

A diferencia de España, los problemas de financiamiento local de Italia no tendrán un impacto inmediato en la deuda pública de 2 billones de euros (2.4 billones de dólares) del país, pero destacan la creciente presión sobre todos los niveles de finanzas gubernamentales a medida que la recesión avanza.

La Stampa dijo que una provisión en la revisión del gasto del Gobierno que obliga a las autoridades municipales a hacer un recorte del 25% en el valor nominal de ciertos activos reveló grandes agujeros en las cuentas municipales.

Los activos en cuestión incluyen recaudaciones anticipadas de las fuentes como multas o impuestos a la gestión de residuos, que suelen ser sobreestimados en los planes de presupuesto por autoridades que saben que no pueden esperar recaudar todos los fondos proyectados.

Con la economía en una profunda recesión y el Gobierno central buscando recortar los gastos profundamente, los fuertes costos de los administraciones públicas locales, particularmente en el sur de Italia, están quedando al descubierto.

No obstante, las autoridades locales también han reclamado que los sucesivos recortes presupuestarios mermaron sus recursos y les dejaron la responsabilidad de varios servicios municipales vitales.

Incluso en el próspero norte, algunas ciudades se ven en problemas. Alessandria declaró el mes pasado un estado de emergencia financiera ante el peso de una deuda de unos 100 millones de euros.