"Hay un problema de y de insuficiencia de demanda en la que ha originado su desaceleración". Así de enfático fue Izquierdo, economista de la Universidad del Pacífico, cuando explicó a Gestion.pe los motivos de la actual económica en el Perú.

Respecto al reciente de medidas económicas anunciado por el , González sostiene que el Gobierno no ha hecho un diagnóstico erróneo, mas sí incompleto, porque ha tomado en cuenta solo los shocks de oferta que merman el crecimiento económico, pero ha dejado de lado a los shocks de demanda que están 'aniquilando' a la economía.

"El Perú sufre por los choques de oferta externos que deterioran los términos de intercambio y reducen la entrada bruta de capitales extranjeros al Perú, e internos que debilitan el aparato estatal, el cual ha producido mucho 'ruido' y ha afectado las expectativas de los principales agentes económicos", acotó.

Según el economista, el Gobierno piensa que estos shocks de oferta explican la desaceleración, y por ello, recetan un paquete reactivador dirigido a esas variables, pero "no basta solo con perdonar las deudas, porque si las empresas no aprovisionaron esa deuda, el efecto positivo y reactivador no se dará".

González aseguró que la inversión privada, desde mediados del año pasado, ha evidenciado una reducción, ya que el primer trimestre creció 1.6%, y en los últimos tres o cuatro meses, la pública, especialmente la infraestructura, se ha paralizado.

Este resultado explica se origina porque el 70% de la inversión pública es realizada por los gobiernos regionales y locales, y la coyuntura política ha tenido un efecto adverso en ella.

Por otro lado, sostuvo que la inversión privada también se ha debilitado producto de un deterioro de las expectativas de inversionistas, dado que el 90% de decisiones de inversión se realiza en el Perú, y el 10% viene del extranjero.

"Un error es que muchas personas creen que la inversión extranjera pesa más, pero la inversión interna está por encima de la extranjera. Este escenario sugiere que la inversión privada está 'desacelerada' porque los peruanos no están tomando la decisión de invertir", aseguró.

Asimismo, confirmó que la solución no es económica sino política, porque las elecciones regionales y locales, y la próxima campaña presidencial, generan incertidumbre, y esta es 'veneno' para el inversionista.

Medidas a tomar en cuentaPara el economista, el Estado debe recuperar la confianza de los peruanos, porque el paquete reactivador es estructural, es decir, se concretará en un largo plazo, pero "se necesita hoy la economía".

González recomienda que las medidas más urgentes deben prevalecer el gasto público, a través de la estimulación de las Asociaciones Público Privadas (APP), el pago de obras por impuestos, entre otros.

Además, resaltó la labor del Banco Central de Reserva para incentivar el gasto privado a través de la reducción del encaje, pero son necesarias otras medidas más 'creativas'.

¿PBI potencial por debajo de su potencial?Según González, cuando hace unos años los precios de los metales estaban 'en la estratósfera' anormalmente altos, el crecimiento potencial del PBI se estimaba entre 6 y 6.5%, pero ¿hoy el escenario es el mismo?

Para el economista, el escenario mundial está regresando a la normalidad, es decir, los precios de minerales altos que asombraban nuestras cuadros estadísticos y econométricos no volverán porque se está experimentando un "sinceramiento de precios".

González apoya su posición diciendo que el sinceramiento de precios está por encima de su promedio de los últimos diez años, y la entrada de capitales, a medida que mejore EE.UU. y la eurozona, será menor.

Entonces, "el entorno internacional también tendría un sinceramiento, y el crecimiento potencial económico peruano debería recoger tal sinceramiento estimando un nivel de producción máximo entre 5 y 6%".

El economista reafirma que si la economía crece entre 5 y 6% no se puede considerar como una desaceleración, pero hoy está creciendo a 4% (cuatrimestral) y "debemos hacer que este resultado regrese entre el 5 y 6%".

"Es cuestión de tiempo, ya que nada es permanente en la economía, pero hay dos restricciones que debería tomar en cuenta el Ejecutivo en su plan de reactivación. Por un lado está la inflación, en 3.5%, la cual está por encima de la meta; y hay un déficit de cuenta corriente, en 6.6% del PBI, el cual es un valor alto", resaltó.

Así, González reveló que si el Gobierno no deja de lado estas dos restricciones, podrá efectuar sin problemas un plan de reactivación agresivo y prudente. "Si el Gobierno envía su 'paquete' al Congreso, y contempla estas medidas para estimular la demanda, en labor conjunta con la estimulación del gasto privado del BCR, esta desaceleración podrá revertir su tendencia en los próximos meses".

Sin embargo, el economista resaltó que la 'variable no correlacionada' con esta tendencia positiva de recuperación sería el proceso electoral. ¿El ojo sobre la tormenta? Esperemos los resultados.