Módulos Temas Día

Debemos cuidar la competitividad para atraer más inversión

El gerente en Perú de Anglo American, Luis Marchese, recomendó racionalizar trámites e instituciones para impulsar la competitividad del sector minero

Luis Marchese

Luis Marchese

La minería peruana compite con otros países, con otros proyectos, con otros metales y con otras industrias, y si no es competitiva puede perder su atractivo para los inversionistas, que finalmente pueden poner su dinero donde más seguridad y estabilidad encuentren, reflexionó el presidente de la SNMPE, Luis Marchese.

Es por esto que es necesario no perder de vista la competitividad del sector, que en los últimos años se ha visto afectado, entre otros temas, por un explosivo aumento de regulaciones que ha “rigidizado” a la industria, sobre todo en la fase de exploración, la primera actividad de la cadena minera, afirmó.

Ahora que los factores exógenos que frenaron al sector desde hace un lustro, como el retroceso de los precios de los metales y la falta de capacidad de financiamiento de las empresas, se están empezando a revertir, y que ya se está viendo que la industria está empezando a invertir nuevamente, se debe trabajar en optimizar el aparato estatal y en fomentar el respeto al “imperio de la ley”, dijo el ejecutivo.

“Cada trámite que se hace pasa por una serie de instituciones y muchas de estas instituciones no tienen como prioridad la minería porque están en algún otro sector”, afirmó Marchese.

“Entiendo que el Gobierno está viendo cuáles son los caminos que siguen los trámites para empezar a encontrar estos puntos y eventualmente levantar estos problemas, pero eso es algo que hay que hacerlo urgente porque ahora el rebote que tenemos es porque hay un poco de fruta en la parte baja del árbol y la estamos agarrando, pero en los próximos años ese no va a ser el caso. Tenemos que resolver problemas que son estructurales”, comentó.

La aplicación de la ley, sobre todo en zonas donde no hay mayor presencia del Estado, que son en las que opera la minería, es otro de los puntos que resaltó el Country Manager de Anglo American. “Si acá en Lima tenemos problemas, en lugares alejados es más complicado aún”, dijo y resaltó la necesidad de trabajar no sólo con el gobierno central, sino también con los gobiernos regionales, provinciales y distritales.

“Si queremos una inversión a mediano y largo plazo, que son unos 50 mil millones de dólares, vamos a tener que solucionar estos problemas”, sostuvo.

Para el ejecutivo, eso pasa por racionalizar las instituciones y los trámites, y además contar con un servicio civil que se mantenga en el tiempo para sacar provecho a la experiencia que va adquiriendo.
Considera que imponer más regulaciones al sector ha sido la respuesta desde Lima a los problemas y conflictos que ha tenido el sector, pero lo único que han provocado es “enredar” y dar a la industria poco margen de maniobra.

“Lo que necesitamos es un Estado flexible”, que esté donde está la mina y trabaje con las comunidades directamente y facilitando el desarrollo de la zona, dijo.

Precisó que no se busca que la minería deje de ser regulada, por el contrario, pero sí que las regulaciones sean “racionales”.

Demoras en norma clave
Marchese expresó su preocupación por la demora del nuevo Reglamento Ambiental de Exploraciones, anunciado desde el año pasado y muy esperado por la industria, que considera que el actual no se acerca a la realidad de la actividad exploratoria en el país y lo ha estancado.

“Hasta ahora no lo vemos y esto por lo bajo genera incertidumbre, porque si uno está pensando en que va a salir el reglamento y después dicen el próximo mes y después empiezan a demorar, demorar y demorar, eso empieza a retrasar la actividad porque no sabes cuáles van a ser las reglas de juego”, sostuvo.

“El reglamento vigente tiene una serie de parámetros que hace que si uno quiere mover una perforadora de un lugar a otro, o hacer algo que es mínimamente invasivo, es muy difícil de realizar. Ese reglamento tiene que racionalizarse, acercarse más a la realidad de la exploración, que es una actividad mínimamente invasiva”, agregó.

Con la demora en la publicación del nuevo reglamento, se están retrasando las exploraciones y eso efectos se van a ver dentro de unos 10 años, advirtió.

De otro lado, Marchese pronosticó que tras las próximas elecciones regionales la inversión en las zonas caería “porque el presidente, el gobernador vuelve a hacer todo de vuelta, cambia los proyectos, pero también cambia a la gente”, por lo que consideró que el sector se mantendrá expectante.

Respecto a los conflictos socio ambientales, dijo que la mayoría de ellos se producen en torno al tema del agua y que para poder abordarlo adecuadamente se debería hacer el esfuerzo por empoderar al Autoridad Nacional del Agua, que actualmente tiene un sesgo agrícola por depender del Ministerio de Agricultura, cuando debería ser un organismo multisectorial y tener un balance adecuado de sectores.

Marchese rechazó que se equipare a la minería con conflictos porque dijo que el sector ha estado desarrollando relaciones con las comunidades para evitar precisamente que estos ocurran. Destacó que las empresas del sector han logrado adquirir “cierta sofisticación” en sus prácticas sociales que les está dando valor competitivo frente a otros países.

Leer comentarios ( )

Ir a portada