Nueva York (Reuters).- La economía estadounidense debería cobrar fuerza en el segundo semestre de este año, recuperándose del que seguramente será un débil segundo trimestre incluso mientras el impacto de unas políticas fiscales más ajustadas mantiene contenido el crecimiento, arrojó un sondeo de Reuters.

La mejora en los y laboral, junto con una resistente demanda de los consumidores, debería ayudar a mantener a la mayor economía del mundo en marcha en el 2013, encaminándola a un sólido desempeño el próximo año.

Aún así, la economía tiene que enfrentarse a la presión de una mayor austeridad fiscal por parte de Washington.

En general, los recortes en el gasto del Gobierno de 85,000 millones de dólares entraron en rigor en marzo, mientras que una reducción al impuesto sobre las nóminas expiró a comienzos de año, elevando los impuestos para muchos estadounidenses.

Se espera que las medidas de austeridad desaceleren el , con unos recientes datos ya apuntando a una economía que pasa por un período de debilidad.

Un sondeo de Reuters a 88 participantes arrojó que los economistas ahora esperan que la economía estadounidense crezca a un ritmo anualizado del 1.7% en el segundo trimestre, frente a un 1.5% en una encuesta anterior.

No obstante, la cifra está por debajo de la tasa de crecimiento del 2.4% registrada en los primeros tres meses del año.

Pero la economía repuntará hasta una tasa del 2.2% en el tercer trimestre y se espera que mejore a partir de ese nivel, alcanzando un 3% en igual periodo del próximo año.

"El consenso es que Estados Unidos está mejor y más saludable y una vez que la presión fiscal disminuya, la fortaleza del sector privado se verá", dijo Michael Gapen, economista senior de Barclays Capital.

Los efectos de una política fiscal más ajustada seguramente se distribuirán durante el año más equitativamente de lo que algunos han proyectado, dijo Gapen, que espera que el ímpetu en el sector privado se torne más evidente en los primeros meses del próximo año.

La tasa de desempleo promediaría el 7.5% en el año, apenas por debajo del 7.6% para mayo reportado recientemente por el Gobierno.

Las contrataciones promediarían 163,000 empleos al mes en el segundo trimestre y subirían a 200,000 al mes para el segundo trimestre del próximo año, casi sin cambios frente a un sondeo el mes pasado.

No obstante, a un ritmo constante de 175,000 nuevos empleos cada mes, tomaría alrededor de más de un año volver al nivel de empleo visto antes de la recesión.

La mejora del mercado laboral, junto con recientes comentarios del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha generado preocupaciones de que el banco central podría reducir pronto sus actuales medidas de estímulo monetario.