Ante la registrada en los últimos meses, la cual tocó su , las preferencias por los se ha visto significativamente marcada, sobre todo ante una 'percepción irreversible' de la tendencia a la baja de dicha divisa.

En ese sentido, Paul Lira, director de Administración y Finanzas de la UPC, sostiene que si bien el comportamiento de las personas es "lógico y razonable", se debe tener en cuenta un posible (un 'eurogedón') lo que revertiría, en el corto plazo, la tendencia actual del tipo de cambio.

"Ante un posible 'eurogedón', o , la gente y los inversionistas van a refugiarse en los bonos del tesoro americano, lo que incrementaría el precio del dólar, produciendo un 'hipo cambiario', señala Lira.

Así, explica se generaría un problema para los que tienen , tal como ocurrió en la crisis financiera del 2007/2008, donde el sol registró una devaluación del 5.03%.

"A pesar de que la gente se encuentra muy feliz con sus préstamos en dólares, se corre un riesgo cambiario latente, porque no hay nada más nervioso que el capital. Es decir, a penas existan indicios de crisis seria, la gente va a saltar de las monedas de donde estén, al bono del tesoro americano", refiere.

Es por ello que recomienda el 'calce de monedas', es decir, endeudarse en la moneda en la que se perciben los ingresos.

*Expectativas"Lira asegura que la es una tendencia, y, como tal, es de largo plazo. Sin embargo, precisa que la depreciación de la divisa americana será más lenta y podría cerrar hasta en 2.55 el próximo año.

"Yo creo que el dólar va a seguir disminuyendo, pero no a las tasa que hemos estado acostumbrados. El próximo año, el dólar podría estar cerrando entre 2.55 y 2.58", estimó.

"Si se piensa que en algún momento el dólar va a tener ese brillo dorado como lo tenia hace 20 años entre las carteras de inversiones, destierren esa idea", culminó.