BOGOTÁ, (Reuters) .- El Congreso de aprobó el lunes una reforma tributaria con la que el Gobierno busca reforzar los debilitados ingresos de la para continuar con la inversión social, pero que ha despertado críticas de empresarios que la consideran una amenaza a la inversión.

La reforma asegurará para unos 53 billones de pesos (22,034 millones de dólares) en ingresos para los próximos cuatro años, claves para garantizar el gasto en educación y en la lucha contra la pobreza.

El proyecto fue aprobado en un último debate en la plenaria de la Cámara de Representantes de .

La iniciativa contempla la prolongación y modificación de unos impuestos que expiraban a finales del 2014 y establece recursos por 12.5 billones de pesos (5,196 millones de dólares) para el 2015, que crecerán en proporción a la inflación para los siguientes años hasta el 2018.

Los menores ingresos impositivos amenazaban con dejar un mayor hueco fiscal y minar el gasto, un factor clave para respaldar el crecimiento de la cuarta mayor economía de América Latina.

Legisladores opositores criticaron la aprobación de la reforma, sumándose a las voces de empresarios que han amenazado con reducir sus inversiones por alta carga impositiva.

"La reforma actual es una reforma que castiga la inversión, que va a hacer muy difícil la inversión en sectores fundamentales para la generación de empleo y para la sostenibilidad de las finanzas públicas como lo es el sector minero energético", dijo a periodistas Iván Duque, senador del Centro Democrático.

"Esta reforma se va a constituir en un salvavidas de plomo, lo que va a hacer es aumentarle la carga impositiva a sectores llamados a generar empleo en momentos en los que esta cayendo la renta petrolera y donde hay una reconfiguración del crecimiento económico mundial", agregó.

La reforma coincide con las crecientes preocupaciones sobre la salud fiscal del país debido al desplome de los precios internacionales del petróleo, su principal fuente de ingresos.

IMPUESTO AL PATRIMONIO

La reforma establece un Impuesto a la Riqueza para quienes posean patrimonios superiores a 1.000 millones de pesos (415.000 dólares), que reemplaza un tributo similar que vencía este año.

El gravamen tendrá tarifas escalonadas de acuerdo con el patrimonio de las personas y de las empresas.

Adicionalmente, se aprobó una sobretasa al impuesto sobre la renta y la equidad CREE que grava las utilidades superiores a 800 millones de pesos (332.500 dólares), con un 5 por ciento en el 2015, 6 por ciento en el 2016, 8 por ciento en el 2017 y 9 por ciento en el 2018.

Además, se mantuvo el impuesto de un 0,4 por ciento sobre las transacciones financieras, que se deberá desmontar en el 2019.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, admitió recientemente en una entrevista con Reuters que el país reducirá su meta de crecimiento económico para este año, actualmente en 4,8 por ciento, debido a la caída de los precios del crudo.

estableció una meta de déficit fiscal del gobierno nacional central de 2,4 por ciento del PIB para el 2015, el mismo esperado para este año.

El Gobierno tiene previsto financiar ése déficit con endeudamiento interno y externo. Pero analistas han alertado sobre la posibilidad de que el desbalance aumente en los años siguientes debido a la caída de los ingresos petroleros.