En el primer trimestre del 2014 las para las familias de Lima Metropolitana se deterioraron, ya que el índice de confianza del consumidor en marzo se ubicó en 51 puntos, un punto por debajo del mes anterior, informó Apoyo Consultoría.

"El nivel actual del indicador es neutral, pues indica que el consumidor promedio en las condiciones para consumir respecto de hace un año, ni espera mejoras significativas", señala el reporte elaborado por Julio Flores y Sebastián Nadal del área de Estudios Económicos de la consultora.

Fueron cuatro los componentes analizados y la confianza cayó en tres de ellos. el deterioro más importante se dio en la percepción sobre las condiciones para encontrar empleo, componente que disminuyó de 53 a 50 puntos en marzo.

Este resultado está en línea con la caída observada en el empleo dependiente, que cayó alrededor de 2% a febrero de este año, respecto del mismo período del año anterior.

En el análisis por niveles socioeconómicos (NSE), lo más resaltó en marzo fue la gran diferencia en los grupos de la población respecto de la situación económica familiar. En el nivel AB la confianza aumentó de 54 a 58 puntos en marzo, mientras que en el NSE CDE se registró una caída de 49 a 48.

Según Apoyo, la fue generalizada. En las familias de menores ingresos (NSE CDE) disminuyó de 51 a 50 puntos (nivel neutral), mientras que la confianza de las familias de mayores ingresos (NSE AB) bajó de 55 a 54 puntos (nivel moderadamente favorable para el crecimiento del consumo).

"Las familias de menores ingresos continúan siendo las más afectadas por este entorno, lo que se refleja en su percepción de deterioro en la situación económica familiar", precisó.