Las fuerte heladas en Puno han generado grandes pérdidas, tanto en lo que respecta a cultivos y ganado, así como al aumento de enfermedades respiratorias e incluso la muerte de sus pobladores. Sin embargo, pese a esta problemática el gobierno regional de Puno solo ha ejecutado el 14% de su presupuesta para reducción de vulnerabilidad y atención de emergencias.

Según el gremio de comercio exterior, , a la fecha se ha estimado la existencia de 39,266 pacientes con infecciones respiratorias agudas (IRA), un 11.6% más que en 2014.

Asimismo el Consejo Regional de Puno, ha contabilizado alrededor de 171,850 alpacas muertas por las nevadas, por lo que el pasado 9 de julio se aprobó la declaratoria de emergencia en toda la región, especialmente en las provincias de Sandia, Carabaya y San Antonio de Putina.

"Esta medida rigió por diez días e implicó la movilización inmediata de todos los sectores para la atención de los afectados, disposición que podría ampliarse en caso de observarse más daños a causa de las bajas temperaturas, que oscilan entre 0° y -18°", señala el semanario de ComexPerú.

Y es que según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en el presente año el Gobierno Regional de Puno estableció un presupuesto institucional modificado (PIM) para la categoría "reducción de vulnerabilidad y atención de emergencias por desastres" de S/. 15,4 millones, de los cuales se ha ejecutado hasta hoy solo un 14%, una cifra reducida cuando se está a más de la mitad de 2015 y, peor aún, con los efectos de las heladas encima.

"El Estado debe comprender que de nada sirve hacer gastos temporales que no aliviarán la situación de los afectados por las heladas (…) No resultó antes y no resultará ahora. Las cifras lo demuestran", indica Comex.

¿Qué estamos esperando para ejecutar el presupuesto e invertir en conectividad y capacitación a la población en pobreza extrema de Puno? Según Richard Webb, expresidente del Banco Central de Reserva del Perú e investigador de temas sociales, un salto en la conectividad de una zona rural, como la de Puno, puede elevar el promedio del jornal un 73%, y con eso se podría invertir más en infraestructura de viviendas y producción para estar mejor preparados y hacer frente a las heladas.

En tal sentido, Comex indica que el gobierno regional necesita enfocarse en el mejoramiento de la infraestructura, así como en asegurar el acceso a servicios adecuados de salud, principalmente de la población que vive en las zonas más alejadas, y en tomar medidas preventivas para las cosechas y el ganado.

"La falta de presupuesto no es el problema, sino las trabas para ejecutar las medidas. Hay que ponernos las pilas para no lamentarnos como todos los años. Con la ayuda y buena fe de siempre no basta", precisa.

Algunas accionesEl Ministerio de Salud hará una inversión de S/. 240 millones para la construcción de tres nuevos hospitales (Huancané, Ilave y Juli) y un centro de salud en la ciudad de San Antonio de Putina.

Del mismo modo, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables ha planificado una entrega de 200,000 kits de abrigo dirigidos a más de 200 comunidades.

"No se han dejado de lado el ganado y los cultivos, pues el Gobierno Regional de Puno dispuso la compra de 15,000 pacas de avena para alimentar a los animales que se mantienen con vida, y el Minagri, a través de Agrorural, ha destinado S/. 18 millones para atender los efectos de las heladas en diez regiones del país", destaca el reporte.