sostiene que las medidas antidumping no solucionarán la baja productividad del , e indica que los delitos aduaneros sí afectan el mercado local.

En diciembre de 2013, la Comisión de Dumping, Subsidios y Eliminación de Barreras Comerciales No Arancelarias del Indecopi decidió imponer a las importaciones de prendas de vestir y confecciones chinas (34 subpartidas arancelarias). No obstante, la Sala de Defensa de la Competencia del Tribunal del , instancia superior, evidenció inconsistencias técnicas en la investigación realizada por la primera instancia, por lo que revocó las medidas en junio del año pasado.

Diversos gremios sostienen que la revocación de los derechos antidumping ha tenido un efecto inmediato de un semestre a otro, ya que en el caso de las camisas y blusas las importaciones se habrían incrementado un 3,500%, así como los pantalones, con un incremento del 2,500%.

Sin embargo, al hacer un análisis del segundo semestre de las prendas chinas a las que se les aplicó los derechos antidumping –tomando en cuenta que en diciembre de 2013 se aplicaron y en junio de 2015 se revocaron–, en el caso de las camisas, entre 2014 y 2015, los valores importados se redujeron en un 12.3%, mientras que en el caso de los pantalones y shorts, si bien hubo un incremento, este fue del 228.8%, según cifras de la Sunat.

[Etiqueta]

[ *Lee también: ]

Comex indica que es necesario aprender a diferenciar entre prácticas de dumping y delitos aduaneros, como el contrabando, la subvaluación y el subconteo, que son los que realmente están afectando al mercado local.

Tales delitos se deben atacar directamente con una reforma aduanera, una mejora en la detección de los mismos y aplicando sanciones para los malos importadores (penas de cárcel), quienes distorsionan los precios de mercado.