El presidente de , Eduardo Ferreyros, cuestionó hoy que los comerciantes de Gamarra vayan a debido a la falta de respaldo que, acusan al Gobierno, no reciben frente a la competencia que la importación de prendas chinas representa.

Sostuvo que Gamarra nunca ha necesitado del apoyo del Estado para evitar la competencia y que hoy en día lo que han visto es una oportunidad para buscar frenar la para que sólo podamos comprar los productos peruanos como lo hacíamos en los años 70 y 80.

"Gamarra ha logrado ser competitivo gracias a la competencia. Tienen buenos productos, buenos precios, venden cada vez más y no necesitan pedir ayuda al Estado a través de y que paren las importaciones chinas, porque en eso momento sí nos quedamos sólo con los productos nacionales y nos suben el precio", añadió.

Contradicciones"Yo tengo acá declaraciones del 5 de agosto del dirigente de la coordinadora de Gamarra donde se anuncia que las ventas crecerán 10% este año, que venderán US$ 1,650 millones y que incluso harán un cierrapuertas para sus clientes", agregó Ferreyros.

"Ahora resulta que Gamarra es un caos, hay el y no es así, vayamos a Gamarra y veamos si hay 14,000 empresas quebradas, lo que vemos son negocios boyantes", anotó.

El ejecutivo aseguró que el problema del sector confecciones no es el dumping, como lo quiere hacer ver Indecopi, sino la subvaluación, el contrabando y el ingreso de ropa usada.