(Reuters).- declaró hoy a como un paraíso fiscal, en una medida que busca forzar al país centroamericano a firmar un acuerdo de intercambio de información financiera que le permita a Bogotá combatir la evasión de impuestos en momentos en que tramita una reforma tributaria.

La medida podría causar una salida de capitales de empresas e inversionistas colombianos que poseen activos en la nación vecina.

No obstante, el jefe de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) de Colombia, Santiago Rojas, dijo que la decisión no implica una prohibición a realizar operaciones comerciales con el país vecino, sino que representará una mayor carga tributaria para los negocios.

Además de Panamá, fueron incluidos en la lista de Barbados, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar.

Este grupo de países había sido excluido transitoriamente el año pasado de la lista y su permanencia fuera de ella dependía de la firma de un acuerdo para intercambiar información tributaria con Colombia antes del martes 7 de octubre.

"El Gobierno colombiano ha estado en total disposición de iniciar la negociación de un acuerdo y hasta el último momento estuvo atento a la disponibilidad del vecino país en ese sentido", dijo el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, refiriéndose a la medida en torno a Panamá.

"Continuaremos haciendo todos los esfuerzos necesarios para encontrar una solución satisfactoria para ambas naciones", agregó, citado en un comunicado.

Colombia impulsa una reforma tributaria ante el Congreso para recaudar unos US$ 26,148 millones en impuestos en los próximos cuatro años y para atacar la evasión en busca de recuperar unos US$ 10,000 millones de tributos en ese periodo que dejan de pagar empresas y personas.

El proyecto introduce además por primera vez una sanción penal para quien no declare los activos que posea en el exterior por encima de US$ 3.9 millones, que conllevaría una pena de cuatro años de cárcel.