NUEVA YORK/LONDRES (Reuters).- El cobre bajó el martes y se alejó de su mayor nivel en casi dos meses, debido a que otro fuerte aumento de inventarios desvaneció parte del ímpetu alcista tras positivos datos sobre la en China y Estados Unidos.

El cobre bajó por primera vez en las últimas tres sesiones, pues los inversores se beneficiaron de una escalada en la que los precios del metal en Londres y Nueva York treparon un 5%, cerca a máximos en el 2012 de 8,765 dólares por tonelada y 3.9950 dólares por libra, respectivamente.

"Lo que encuentro problemático es que después de la gran fluctuación de ayer, no estamos viendo una continuación de las compras", dijo Sterling Smith, analista de Country Hedging Inc en Minnesota.

"Si vemos que la tendencia del mercado se revierte y baja el miércoles, podríamos ver más operadores pesimistas saliendo de un largo letargo", agregó.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) anotó máximos de 8,702.75 dólares por tonelada, a un 1% de su mayor nivel este año en febrero, antes de cerrar con baja de 25 dólares a 8,615 dólares.

En Nueva York, el contrato para mayo cayó 0.20 centavos, a 3.9190 dólares por libra, en operaciones entre 3.8940 y 3.9580 dólares. Los volúmenes de negocios fueron bajos debido a una semana más corta por una serie de feriados en China y Occidente.

El cobre descendió tras datos que mostraron otro incremento en las existencias del metal en los almacenes de la Bolsa de Metales de Londres, el tercer incremento en los últimos 4 días. Datos mostraron el martes que las existencias treparon 3,100 toneladas, a 260,650 toneladas. El cobre subió más de un 2% el lunes, en su mayor ganancia diaria desde febrero.

La actividad manufacturera de Estados Unidos creció a un ritmo más rápido del esperado en marzo, dando pie a una mejora en el empleo del sector, mostró el lunes un informe.

La actividad manufacturera también se fortaleció en los mayores exportadores de Asia China, Corea del Sur y Taiwán, mientras que se contrajo en la zona euro por octavo mes consecutivo.