-Atención, operador Francis Díaz –dijo el presidente vía una radio portátil desde un extremo de la mina. -¡Adelante! –respondió el operador.-Le habla el Presidente de La República. -Adelante, señor Presidente, con confianza.-Le voy a dar la orden de inicio de la operación del molino SAG.-Correcto. Esperando su indicación.-Inicie operación en estos momentos.-Copiado. ¡Arrancando el molino SAG!

Con estas palabras del presidente Humala marcó el inicio de la producción de , ubicada en Junín. El mandatario recorrió las instalaciones de la mina operada por la empresa , que calculó una inversión de 4,820 millones de dólares en el yacimiento.

"Estamos ante un proyecto muy importante que permitirá y la consolidación del Perú como una potencia minera –aseguró el jefe de Estado–. Y lo está haciendo con tecnología de última generación. Acabamos de iniciar las operaciones de este molino SAG que es el más grande del planeta con capacidad para operar más de 20 mil toneladas de minerales".

Escoltado por el ministro de Energía y Minas, , el mandatario resaltó que el modelo de Toromocho responde a una "nueva política con la minería, en la cual lo social va por delante", porque "la empresa, antes de iniciar la operación, ha construido una ciudad a su costo para los trabajadores que antes vivían en situaciones precarias".

Y en el aspecto ambiental, "ha hecho las operaciones necesarias para darle un tratamiento al agua del subsuelo, porque salían mineralizadas y a través del río Yauli llegaban a contaminar el Valle del Mantaro".

"Se construyó un mejor hábitat para nuestra población y recién se empezó la operación minera", resaltó. "El Estado acompañará a esta población que vive a 4,800 metros de altura, al igual que la empresa, para que sus hijos tengan las mismas oportunidades". En ese sentido, Humala conversó con Chinalco para trabajar juntos un programa de becas para los hijos de los trabajadores de la mina.