La presidenta de , Michelle Bachelet, envío al Congreso una para financiar cambios que mejoren la distribución de la riqueza en eses país, que actualmente enfrenta una desaceleración en su economía.

La , quien hace tres semanas, planea aumentar hasta un 25% el gravamen a las empresas, desde el 20% actual, reducir la carga impositiva a las personas de un 40 a 35% y eliminar beneficios asociados a la reinversión de las utilidades de las empresas.

En materia de incentivos a la inversión, el proyecto contempla que las micro y pequeñas empresas cuenten con un mecanismo de depreciación instantánea para bienes nuevos y usados, mientras las grandes empresas podrán usar este beneficio sólo por un año.

"La reforma tributaria nos permitirá avanzar en solidaridad social. Los que más tienen deben contribuir para que podamos apoyar y promover a los más vulnerables. Sólo una sociedad que distribuye con justicia sus cargas y apoyos puede ser una sociedad cohesionada, con estabilidad social y económica", dijo Bachelet en la ceremonia de firma del proyecto.

El aumento en los impuestos corporativos permitiría una recaudación adicional equivalente a US$ 8,200 millones o tres puntos porcentuales del , pero también buscaría equilibrar el balance fiscal estructural en un plazo de cuatro años.

El envío de la reforma tributaria, que no tendría problemas para su aprobación, ocurre en momentos en que la economía del mayor productor mundial de cobre se ha enfriado por una fuerte caída de la inversión y débil demanda externa.

"Esta reforma no va a frenar el crecimiento económico. Por el contrario, sólo puede haber un crecimiento fuerte y sostenido en una sociedad equitativa, que fortalece su capital humano y que crea instituciones públicas de calidad", dijo Bachelet.

El proyecto será discutido en un plazo de 30 días en la Cámara de Diputados y en un período similar en el Senado, para que los inversionistas tengan las reglas claras a la brevedad posible, explicó el Gobierno.