La defensa de Chile en la por la demanda marítima presentada por el Perú en el año 2008, tuvo un costo aproximado de 11,200 millones de pesos, unos US$20,1 millones.

Según información del diario La Tercera de Chile, estos gastos incluyen el pago por la contratación de abogados tanto chilenos como extranjeros, estudios; cartógrafos y asesorías. Entre 2009 y 2013, cada año se habría gastado 2,240 millones de pesos.

La Dirección Nacional de Fronteras y Límites (Difrol) de Chile dará a conocer las cifras oficiales en las próximas horas, ya que el Congreso aprobó el presupuesto dentro de un programa especial para la defensa, asignado esta entidad.

Debido a que estos montos no tenían una glosa específica, no era posible determinar cuántos de estos recursos se destinaba específicamente para el litigio. Los montos permanecían sin una partida específica como una medida de mantenerlos en reserva.