Reuters.- El Producto Interno Bruto de Chile creció un 5.6% en 2012, empujado por una vigorosa demanda interna que situó al país entre los que más crecieron en América Latina, una tendencia que se repetiría este año.

La avanzo un 5.7% en el cuarto trimestre, en tasa interanual, y un 1.5% en términos destacionalizados entre octubre y diciembre, dijo el lunes el Banco Central.

"El crecimiento de la actividad se mantuvo a lo largo de todo el año, anotando tasas interanuales prácticamente constantes en los últimos trimestres", dijo el organismo rector.

Con ello, se colocó entre los países con mejor desempeño de la región en el 2012, junto a y Panamá, y por encima de Brasil, México y Argentina, un rendimiento que se volvería a dar este año, según previsiones de la (CEPAL).

Para el 2013, el Banco Central ha estimado un crecimiento del PIB de entre un 4.25% y un 5.25%, pero recientes estimaciones de analistas apuntan a una expansión aún mayor.

En su revisión trimestral, el organismo rector ajustó al alza el cálculo del PIB del tercer trimestre a un 5.8% desde un 5.7%, mientras que el PIB del primer trimestre de 2013 lo recortó a un 5.1% y mantuvo en 5.7% el período julio a septiembre.

Demanda vs. balanza de pagosLa entidad destacó que el PIB fue impulsado por todas las actividades económicas, a excepción del sector agroindustrial. La demanda interna creció un 7,1% en todo 2012 y un 8,2% en el cuarto trimestre.

En todo el año destacó la fortaleza del consumo, cuyo crecimiento fue impulsado por el gasto de los hogares, mientras que la inversión contribuyó de forma significativa, en medio del dinamismo de la construcción y la minería en el mayor productor mundial de cobre.

El positivo desempeño de la demanda interna, que contrasta con exportaciones que aumentaron apenas un 1.0%, fue acompañado por una tasa de interés referencial estable en un 5.0% el año pasado y una inflación que bajo el 2.0% en términos anualizados.

El menor dinamismo de las exportaciones y el incremento de las importaciones del 4.9% influyó en el negativo desempeño de la balanza de pagos, que cerró con un déficit de 9,497 millones de dólares en 2012, equivalente al 3.5% del PIB estimado.

En el cuarto trimestre, la balanza de pagos registró un déficit de 2,880 millones de dólares.