La (CCL) rechaza la posibilidad de dotar a con mayores recursos, pues el Estado ha demostrado una falta de voluntad que permita un cambio real en la institución.

"La representatividad de los emprendedores en el directorio es casi nula, no hay cambios sustanciales en la forma de administrar y gerenciar que permitan generar ahorros o ampliar la base de afiliados, la atención al paciente sigue siendo desastrosa y a pesar de ello ¿desean más recursos? Es totalmente ilógico. No se debe premiar la ineficiencia. Ni un sol más para Essalud", señalo Samuel Gleiser, presidente de la CCL.

Explicó que ESSALUD se había acostumbrado a recibir el dinero del descuento de los aportes de las gratificaciones de julio y diciembre, cuando no le correspondía hacer doble cobro por un servicio que no brinda diferencial alguno dichos meses. Recordemos que hace un año se promulgó la normativa que exceptuó del cobro de ESSALUD en la gratificación de los trabajadores.

"La norma aprobada no solo fue popular, sino justa. El problema de liquidez de la institución de seguridad social radica en que ya se había acostumbrado a recibir este dinero sin esfuerzo alguno ni contraprestación adicional. Es difícil ajustarse, no lo discuto, pero es una oportunidad para arreglar las cuentas y mejorar la eficiencia. En vez de hacer eso el Congreso opta por la salida más fácil permitiendo que se estire la mano al empleador", refirió.

Gleiser propuso a la institución que para mejorar su nivel de recaudación debe buscar ampliar la base de los aportes y no elevar las tasas de aporte.

"Las cifras del INEI hablan solas: en el trimestre de referencia de los 4 millones 607 mil 200 personas ocupadas, el 57,5% (2 millones 649 mil 400 personas) tienen algún seguro de salud; mientras que el 42,5% (1 millón 957 mil 800 personas) no lo tiene. Sinceramente es momento de que se evalúe cómo captar ese mercado", detalló.

CompetitividadEl presidente de la Cámara de Comercio advirtió que de prosperar la propuesta del legislativo, el efecto sobre la competitividad del país sería desastroso, dado que elevaría los costos laborales en un momento en el que estamos negociando la Alianza del Pacífico y estamos buscando mejorar nuestra competitividad regional como país.

"Hoy las empresas pagan 45% de sus planillas por vacaciones, CTS, entre otras obligaciones. Sin embargo el Parlamento, pretende abrir la puerta para que se presente un proyecto de Ley que aumente la aportación que hoy llega a 9% de la remuneración y es pagada por el empleador. Esto es un despropósito", manifestó Gleiser.

Agradecemos de antemano su difusión.