El municipio de Liverpool ha puesto en marcha un programa para comprar propiedades abandonadas que luego las pone a la venta a precios simbólicos con el fin de favorecer a familias sin vivienda.