Los intentos de la Reserva Federal () de Estados Unidos por aumentar la inflación para reactivar su economía no resultarán mientras el dólar sea una moneda globalmente aceptada, aseguró , investigador de la . La principal razón es que gran parte del billete que emita saldrá del país —afectando otras economías— y evitará un incremento de la inflación.

"Estados Unidos es el único país que puede darse ese lujo", dijo Parodi, respondiendo a la propuesta de de continuar con los estímulos que reactiven la economía, como la emisión de moneda, porque la inflación es insuficiente.

"Cada vez que alguien menciona la necesidad de más estímulo monetario y fiscal, la respuesta de la gente que se cree muy sabia es que debemos enfocarnos en el largo plazo. Pero al no afrontar los problemas del corto plazo, los estamos convirtiendo en un mal económico crónico", criticó Krugman en una reciente columna (Gestión 08.05.13).

Pero Parodi sí coincide con Krugman en que ha caído en la "trampa de la liquidez": una situación en la que a pesar de que las tasas de interés para adquirir crédito son cercanas a cero, simplemente no hay sujetos "que califiquen" para tomar deuda y, por ello, se opta por emitir moneda para aumentar la .

Y esto debería generar inflación, pero no funciona. ¿Por qué? "Estados Unidos inyecta una gran cantidad de dólares, pero cualquier exceso que podría generar inflación sale del país porque su moneda es aceptada por todo el mundo. Mientras el dólar siga siendo aceptado globalmente, no aumentará la inflación", agregó el economista de la UP.

Más confianzaAsí, Parodi argumenta que los estímulos fiscales de la FED no pueden ir hasta "el infinito" porque la inyección de moneda siempre saldrá del país, perpetuando la situación actual. "Cuando Estados Unidos habla de inflación, es de 1% o 3%, que es el nivel de inflación de Perú ¿Qué significa aumentar inflación? Eso no está claro en lo que dice Krugman", anotó.

El economista norteamericano, en su columna, no menciona un punto que Parodi cree clave para la recuperación de Estados Unidos: una reforma que devuelva la confianza de los consumidores en los bancos.

"Lo que se ha perdido en EE.UU. es la confianza. El sistema financiero se basa solo en eso. Es normal que haya sucedido después de la crisis. Aún no arregla su problema fiscal, de mayor gasto público sobre ingresos. Eso tiene que arreglarse y, sobre todo, hacer la reforma del sistema financiero para que la gente vuelva a confiar", detalló. Mientras más pronto se vuelva a confiar, la emisión de moneda dejará de ser tan indispensable.