Este año, el Perú crecería alrededor del 5%, y el investigador de la Universidad del Pacífico, , atribuye esta desaceleración básicamente a un problema de demanda. Por el lado del (BCR) –apuntó–, se ha usado los mecanismos para atacar este problema, pero la otra parte que también impacta en la economía peruana, el Gobierno, no ha colaborado lo suficiente.

Para el economista, "la política monetaria es la que tiene que salir a 'dar el pecho' para levantar la demanda agregada", pero reconoce el valor crítico de las inversiones. "Una de las razones por las cuales la inversión bajó este año ha sido el . El BCR hace su trabajo, pero el Gobierno es el que debe trabajar en ese aspecto". Y en el 2013 –continuó González Izquierdo–, tanto el presidente como el ministro de Economía y Finanzas, Luis Castilla, "han cometido graves errores".

Enfoque expansivoAntes de señalar cómo el Ejecutivo no ha logrado complementar los esfuerzos del BCR, González Izquierdo analizó el desempeño del ente monetario. Explicó las razones principales de un menor crecimiento este año: "La (consumo e inversión) se desaceleró y la demanda externa neta (exportaciones son menores que importaciones) cayó. Por lo tanto, la demanda agregada de la economía bajó fuertemente".

La respuesta del BCR ha sido una política monetaria expansiva (aumentar oferta de dinero): "En los meses de agosto, setiembre y octubre bajó encajes medios y marginales en soles. En noviembre bajó la en 25 puntos básicos y en diciembre volvió a bajar el encaje marginal en soles". Además, la devaluación del tipo de cambio (10% en términos nominales para el 2013) también ha sido una de sus tácticas principales.

"Con la bajada de encajes y de tasa de interés, el BCR trata de estimular el gasto privado interno, de consumo y sobre todo de inversión. Con la devaluación, trata de estimular a las exportaciones netas […] Desde ese punto de vista, está haciendo una política monetaria correcta. Sin embargo, se demoró un poco en implementar una política monetaria expansiva", anotó González Izquierdo.

Pero hubo un punto de quiebre. Luego de que el BCR, el Ministerio de Economía y Finanzas e incluso los principales bancos del país se "resistieran" a , entre julio y agosto todas estas entidades comienzan a darse cuenta de que no cumplirán la meta.

"Cuando el Gobierno vio eso, el presidente hizo lo peor que puede hacer un presidente y dice que . Y al día siguiente, sale el ministro Luis Castilla a decir que estamos en una época de vacas flacas. Ahí empezó el deterioro de las expectativas de los agentes económicos y de los inversionistas", advirtió el investigador.

Ojo con el dólarPara terminar su evaluación, González Izquierdo insistió en que pese a los temores que el BCR tenga frente a un escenario donde el dólar sobrepase los S/.2.80, debería permitir "en la medida que el mercado lo dictamine, una mayor devaluación que lo ayude en su tarea de absorber los shocks y de estimular el crecimiento en el 2014".

Según el economista, los temores pueden ser un aumento de la inflación y una crisis en las empresas endeudadas en dólares. Pero advirtió que el efecto del tipo de cambio en la inflación es bajísimo y que, por el lado de las hojas de balance, la devaluación tampoco haría mucho daño. "Preferiría que la devaluación siga un poco más porque actúa como un efecto amortiguador de los shocks de demanda y sobre todo de oferta", finalizó.