El Banco de Crédito del Perú (BCP) proyecta que el de este año será mayor a 2.0% del PBI, incluso a pesar de la expansión del gasto esperada en la segunda mitad del año.

Así, debe enfatizarse que el margen para la expansión del gasto público en los próximos meses es amplio, por lo tanto, el tema que podría preocupar no es el resultado fiscal sino la calidad del gasto.

En junio, el resultado fiscal fue de S/. 1,942 millones, monto que más que triplicó el superávit del mismo mes del año pasado (S/. 578 millones). Ello respondió a que mientras los ingresos corrientes siguieron creciendo en un contexto de continua expansión económica, los gastos de capital sufrieron una contracción de 21.0%.

Esta fuerte caída recoge una contracción de 64.3% en la formación bruta de capital del gobierno nacional, la cual se explica por dos razones. En primer lugar, en junio del año pasado, el gasto de capital incluyó de manera extraordinaria S/. 847 millones por concepto de expropiaciones de terrenos destinados a la ampliación del Aeropuerto Jorge Chávez.

Y en junio de este año, se generaron menores compensaciones del gobierno a importadores y refinerías debido a la reducción del precio internacional del petróleo y las modificaciones realizadas al Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles Derivados del Petróleo (FEPC).

Controlando por estos factores, el gasto del gobierno nacional en junio hubiera aumentado 1.3% (en vez de caer 24.5%) y el del gobierno general hubiera crecido 12.3% (en vez de reducirse 7.0%).

Primer semestre , el superávit fiscal llegó a S/. 17,743 millones, monto que supera en más de S/. 4,000 millones al registrado el mismo período del 2011. En términos absolutos este resultado es el mayor de la historia, mientras que como porcentaje del PBI (del primer semestre) es comparable con el 6.7% registrado en el 2007; en ese año, el superávit fiscal llegó al récord de 3.0% del PBI.

Viendo el desempeño de la primera mitad del 2012, considerando la evolución histórica de la ejecución presupuestal por tipo de gasto y a la espera de definiciones sobre los anuncios que el Presidente ha hecho recientemente (mejora de remuneraciones a docentes escolares y al sector salud, nueva escala remunerativa para la Policía Nacional y Fuerzas Armadas, inversiones en infraestructura vial y comunicaciones, entre otras), el banco estima que la ejecución del gasto público se acelere, aunque la magnitud dependerá de las prioridades de gasto del gobierno, y de los techos presupuestales existentes (o de los créditos suplementarios que se soliciten).

Además, en un contexto externo en que no se espera una recuperación de los , ello configura un escenario de menor crecimiento para la recaudación incluso considerando que la demanda interna se mantenga dinámica.De esta manera, el resultado fiscal del segundo semestre del 2012 sí resultaría en un déficit, posiblemente cercano al 2.0% del PBI (-1.8% del PBI en el 2011). Por tanto, el superávit de este año sería mayor a 2.0% del PBI (1.9% del PBI en el 2011), incluso a pesar de la expansión del gasto esperada en la segunda mitad del año.

PendienteConsiderando que la disponibilidad de recursos fiscales es mayor que la esperada y que una de las intenciones del gobierno era alcanzar un superávit fiscal estructural (es decir, excluyendo el impacto del ciclo económico y de precios de commodities), pero a la vez aumentar el gasto social, es importante conocer si se optará por un incremento mayor del gasto (y en qué) o si es que se permitirá una más rápida consolidación fiscal.