(Reuters).- El Banco Central Europeo (BCE) redujo sus pronósticos para la inflación y el crecimiento económico de la zona euro, tras apuntar a la desaceleración vista en los mercados emergentes y los precios más bajos del petróleo.

Las revisiones podrían plantear dudas sobre la efectividad del programa de compras de activos del BCE de 1 billón de euros, que busca estimular el crecimiento e impulsar los precios al consumidor tras años de inflación baja y un breve período de deflación.

[ Lea también ]

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que los riesgos inflacionarios siguen siendo a la baja, principalmente debido al petróleo, cuyo valor ha caído un 30 por ciento en precio desde mayo tras desplomarse el año pasado.

Una medición clave sobre las expectativas de inflación del mercado a largo plazo cayó a menos de un 1,7 por ciento.

El BCE prevé que la inflación se ubicará en un 1.1% el próximo año, por debajo de su proyección de junio de 1.5%, y estimó que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) en 2016 será de un 1.7%, frente al pronóstico de 1.9% develado en junio.

A continuación, las nuevas proyecciones económicas del equipo técnico del BCE, con las previsiones de junio entre paréntesis. Todas las cifras están en porcentajes.

En el caso del crecimiento del bloque europeo, para este año se ha previsto una expansión de 1.4% (antes era 1.5%), para el 2016 se espera 1.7% (1.9%), y para el 2017 se proyecta 1.8% (2%).