Módulos Temas Día

Bancos chinos hacen malabares para cumplir la regulación

Las entidades bancarias están maquillando las cifras de depósitos al final de cada trimestre para cumplir los requerimientos de los reguladores sobre la cantidad de fondos que deben mantener.

(Foto: Reuters)

Reuters.- Los bancos de China están jugando al gato y el ratón con las autoridades de Pekín, maquillando las cifras de depósitos al final de cada trimestre para cumplir los requerimientos de los reguladores sobre la cantidad de fondos que deben mantener.

Esta práctica, que comenzó el año pasado, exagera el tamaño y estabilidad de la liquidez de los bancos y oculta cualquier tipo de tensión en el sistema financiero del país, en momentos en que la segunda mayor economía del mundo se expande a su ritmo más débil desde el 2009.

"Si hubiera una lista de cosas que podrían desestabilizar el sistema financiero de China, la liquidez de los bancos estaría en esa lista", dijo Diana Choyleva, directora con sede en Hong Kong de la firma Lombard Street Research.

El gobierno limita la cantidad de dinero que los bancos pueden distribuir como préstamos en 75% de los depósitos.

Al desacelerarse el crecimiento de los depósitos, los bancos deben buscar nuevos fondos para cumplir los requerimientos o reducir los préstamos, lo que iría en contra de las políticas actuales del gobierno de flexibilizar el crédito para estimular la economía.

Para cumplir la regla préstamos/depósitos, los bancos están vendiendo productos para la administración de riqueza a corto plazo (WMP por su sigla en inglés) que vencen en los últimos días de cada trimestre, cuando entonces la inversión es automáticamente convertida en efectivo y depositada en las cuentas regulares de los inversores.

Los bancos también recurren a los "corredores de depósitos", individuos o firmas con grandes cantidades de depósitos en efectivo que pueden transferir su dinero como quieran entre los bancos, con frecuencia al que ofrezca mejores tasas.

La lucha por depósitos se libra también en los mercados monetarios, donde las tasas del préstamo interbancario a corto plazo con frecuencia suben en la última semana del mes. Las alzas son incluso más pronunciadas al finalizar cada trimestre.

El 27 de junio, la tasa de recompra del bono referencial a siete días trepó al 4.40%, la más alta desde el 24 de febrero, desde el 2.55% el 12 de junio. El patrón se repite a sí mismo cada mes, trepando para luego caer.

Reflejando esta debilidad, los depósitos minoristas suben al fin de cada trimestre. Un día o dos después, las cifras se derrumban, ya que el dinero es retirado rápidamente por los clientes y canalizado a instrumentos de altos rendimientos como los WMP.

Funcionarios de los llamados "cuatro grandes" prestamistas del país se abstuvieron de comentar estas prácticas, pero dijeron que se ajustan a todas las reglas.

Leer comentarios ( )