El ministro de Agricultura, Agua y Saneamiento, , criticó hoy la inacción del Gobierno Regional de Apurímac en el conflicto social que estalló en comunidades colindantes al proyecto minero .

El pasado febrero, unas 33 comunidades iniciaron medidas de fuerza como paros y manifestaciones contra el megaproyecto cuprífero y la empresa , que supuestamente incumplió algunos compromisos sociales

Este fin de semana, en la que discutió una agenda de 30 puntos. Participaron representantes de gobiernos locales, trabajadores de la compañía minera y funcionarios del Gobierno Central.

"Tenían 30 puntos a resolver, mucho eran con la mina, también tenía que ver con el quehacer del Estado con los tres nieles de gobierno (…) Parte (de las demandas) tienen que ver a nivel local, el nivel regional lamentablemente no estuvo representado, y solo había un consejero regional, quien promovía la situación de paro", indicó en RPP.

El alto funcionario indicó que ya se estableció una mesa de trabajo tripartita donde están representados todos para tratar temas de agricultura, minería y ambiente, responsabilidad social, infraestructura social y productiva, y saneamiento.

Benites Ramos manifestó que la mina sí tiene buenas relaciones con las comunidades de la parte baja, cuyos miembros están más integrados a las actividades mineras y al proyecto en sí.

"Las comunidades de la parte alta sienten que están mucho más alejadas, donde no tiene n mucha atención y quieren participar de los beneficios que da la empresa (…) Los gobiernos regionales tiene que participar, tiene que escuchar a su gente y tienen que poner recursos. No se trata de que venga el Gobierno Nacional vaya y resuelva", precisó.