(Reuters) Las autoridades de la Reserva Federal (Fed) parecen no tener prisa en subir las tasas de interés pese a las señales de que la economía de está cerca del pleno empleo, una opinión que reforzaron dos funcionarios del banco central estadounidense.

El jefe de la Fed de St. Louis, James Bullard, reiteró su posición de que se necesita sólo un alza de la tasa de los fondos federales en los próximos años, a menos que un golpe inesperado mueva a la economía hacia un estado mejor o peor.

"Tras el Brexit las personas quieren esperar y ver y estoy feliz de continuar con eso por ahora- Realmente no hay prisa", señaló este miembro con derecho a voto en el comité de la Fed que fija la política monetaria.

Antes, el presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart, dijo que quiere ser "cauto y paciente" con los posibles aumentos de las tasas de interés, mientras espera que se aclaren las consecuencias de la reciente votación del Reino Unido por abandonar la Unión Europea (UE).

Los comentarios de Bullard y Lockhart siguen a los de varias otras autoridades de la Fed en las últimas semanas, que parecieron inclinarse a mantener las tasas para ver cómo evolucionan complicaciones en Europa y otras partes del mundo.

La votación de los británicos del 23 de junio para abandonar la UE llevó a los inversores a refugiarse en activos seguros y plantear dudas sobre el panorama del crecimiento mundial.

Sólo el mes pasado, la mayoría de los funcionarios de la Fed había señalado que esperaban subir las tasas en al menos dos ocasiones este año.

Las autoridades del banco central se reunirán nuevamente el 26 y 27 de julio y se espera que mantengan sin cambios el rango objetivo de la tasa de fondos federales. Los operadores apuestan a que las tasas, ahora entre 0.25% y 0.50%, no se moverán hasta junio del próximo año como muy pronto.

Sin embargo, no todos en la Fed han abandonado la idea de subir las tasas.

La presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, señaló que se mantendrá atenta a si la reciente fuga hacia la calidad de los inversores globales pudiere golpear a la economía estadounidense. Pero no se retractó de su visión, expresada esta semana, de que las tasas de interés son muy bajas para la fortaleza que muestra la economía.

Mientras, el jefe de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, afirmó que los tipos deberían subir sólo gradual y pacientemente, aunque es "muy importante" realizar esfuerzos para normalizarlos.