El ministro anunció hace unos días que sería imposible tener lista la Ley General del Trabajo(LGT)antes del 28 de julio.

"Los aspectos en los que hay complicaciones son los que representan más rigidez para los empleadores, así como mayor protección a los trabajadores", indicó el abogado laboralista Jaime Cuzquén.

En este sentido, el experto refirió que algunas de las propuestas incrementan el costo laboral, como la restricción de los contratos temporales.

"Por ejemplo, tenemos el contrato de inicio de actividades que bajo la norma actual puede ser utilizado por tres años, pero ahora se plantea que se limite a 18 meses", señaló esta mañana en Canal N.

Otro aspecto –indicó el laboralista- es el costo del despido, que sigue siendo un tema de discusión. La ley establece una indemnización de doce sueldos por ocho años de servicio, pero la nueva norma lo aumentaría a dieciséis sueldos por dieciocho años.

"Esto, sumado a otros aspectos principalmente relacionados a las mayores limitaciones en contratación temporal, implicaría un alza de los costos laborales", aseguró.

Por ejemplo –refirió Cuzquén- la ley te permite usar diferentes modalidades de contratación temporal hasta por cinco años, y la nueva norma lo disminuiría a tres años.

Además, la ley actual –añadió el experto- permite despedir a un grupo de trabajadores por motivos económicos, sin pagar indemnización, pero con la nueva ley esto sería una obligación.

"La norma vigente estaba pensada para una empresa con problemas estructurales. Objetivamente con la LGT el costo de despido será mayor, más allá que se pueda considerar un derecho", manifestó.

DatoLa ley general del trabajo, según el laboralista, se aplicaría a un 20% de la PEA, ya que la gran fuerza laboral pertenece a la pequeña empresa que cuenta con un regimen especial.