(AFP) La inflación del 2015 en se ubicó en torno al 30% según índices regionales de referencia que divulgó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), a la espera de un indicador único cuya elaboración demorará al menos ocho meses.

Los números de referencia son el de la Ciudad de Buenos Aires, que cifró la inflación del 2015 en 26.9% y el de la provincia de San Luis (centro oeste) que la ubicó en 31.6.

Ambos fueron establecidos como indicadores de referencia hasta tanto el INDEC concluya la elaboración de una nueva metodología de medición de la evolución de los precios.

A mediados de enero, el Indec informó que Argentina volverá a publicar índices como el que mide el Producto Bruto Interno (PBI) en unos 180 días, pero demorará al menos ocho meses para volver a publicar la inflación nacional.

En cuanto al índice de pobreza las nuevas autoridades estiman que podría estar listo para el 2017.

El índice de inflación de la Ciudad de Buenos Aires registró un incremento de 3.9% en diciembre respecto al mes anterior, mientras que el de San Luis arrojó un 6.5% para el mismo período.

Durante diciembre los aumentos más significativos, en ambos índices, se registraron en los rubros Alimentos y Bebidas, Salud, Restaurantes, Equipamiento para el hogar, Transporte y Esparcimiento.

La normalización del Indec fue una de las promesas de campaña del presidente Mauricio Macri, que asumió el 10 de diciembre al frente de un gobierno de derecha.

Desde enero del 2014 el Indec empezó a divulgar el índice de inflación a partir de una nueva metodología consensuada con FMI, que de todos modos siguió distante de las mediciones privadas.

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, informó que Argentina prevé un crecimiento de la economía entre 0.5% y 1% para este año y una inflación de entre 20 y 25%.