Buenos Aires (Reuters).- El flamante Gobierno de buscará sentar las bases para que la economía del país inicie desde el 2017 una racha de expansión en la zona del 4.5%, luego de una ligera mejora prevista para el 2016, pronosticó hoy el ministro de Hacienda y Finanzas.

remarcó, en conferencia de prensa ante corresponsales extranjeros, que la administración del presidente Mauricio Macri necesita reordenar diferentes variantes tras cuatro años heredados de estancamiento o retracción.

Para lograr las metas se debe conseguir líneas de financiación, atacar una galopante inflación y cerrar una vieja disputa judicial en Estados Unidos con tenedores de bonos impagos.

"Apelamos a que este año Argentina vuelva a tener crecimiento después de una segunda mitad del año pasado bastante complicada (…) No tenemos los datos definitivos, simplemente tenemos estimaciones", dijo el funcionario.

Agregó que "tenemos una estimación de (crecimiento de) alrededor de entre 0.5% y 1% este año (…) Después como hipótesis de trabajo para los tres años subsiguientes lo que ponemos en nuestros cálculos es 4.5%".

Macri, empresario de centroderecha, sucedió en diciembre a la gestión de Cristina Fernández, peronista de centroizquierda.

Durante una prolongada exposición, el funcionario dijo que en breve el Banco Central anunciará el préstamo de entre 4,000 y 6,000 millones de dólares por parte de bancos internacionales para reforzar sus reservas.

"El préstamo de bancos internacionales (…) contra el alquiler de títulos públicos Banco Central, eso yo creo que va a estar entre los 4,000 y 6,000 millones de dólares", explicó.

Además, sostuvo que están disponibles otros casi 2,000 millones de dólares del equivalente en yuanes, de acuerdo al intercambio de monedas vigente con China.

Argentina y parte de sus acreedores que rechazaron reestructurar su deuda llevarán a una nueva reunión a fines de enero en Nueva York sus respectivas propuestas para solucionar la larga disputa judicial que mantiene al país aislado del crédito internacional.

Prat-Gay no aportó detalles de la posición que llevará el Gobierno de la nación austral.

"Lo que nosotros queremos es resolver todos los casos que tengan sentencia firme en la justicia de Nueva York, como primera etapa, y después por supuesto que avanzaremos en la segunda etapa para atender los casos que están pendientes en otras jurisdicciones, lamentablemente en Europa pero no exclusivamente en Europa", dijo en la conferencia.