Ante las imágenes difundidas por la organización conservacionista Mundo Azul, que muestran la caza ilegal y violenta de delfines en alta mar para usarlos como carnada en la pesca de tiburones, el emitió un pronunciamiento condenando este delito.

El ministerio ratificó que es política de Estado la protección del ecosistema marino y que viene trabajando en esa línea, impulsado reformas, emitiendo normas de ordenamiento, supervisando y sancionando las malas prácticas, administrativa y económicamente. Ello, sin perjuicio de adoptar acciones civiles o penales establecidas en el artículo 308° del Código Penal, que contempla pena privativa de la libertad.

En ese sentido, agradece el apoyo de los medios de comunicación, de las organizaciones civiles y de la población en general, por contribuir con el cuidado del ecosistema marino, denunciando este tipo de delitos, lo que nos permite coordinar acciones de supervisión y vigilancia más estrictas con los Gobiernos Regionales y con la Dirección de Capitanías y Guardacostas, DICAPI.

Especies protegidasActualmente, el Perú tiene normas vigentes y específicas para la protección de los delfines y es parte de los acuerdos internacionales que buscan su conservación. Una de estas normas es la Ley N° 26585 que en el año 1996 declaró como especies legalmente protegidas a los delfines y otros cetáceos menores que habitan en el mar peruano y prohibió su extracción, procesamiento y comercialización, con la finalidad de garantizar su subsistencia.

El Reglamento de la mencionada Ley, aprobado mediante Decreto Supremo N° 002-96-PE y denominado de "Protección y Conservación de los Cetáceos Menores", es claro y determinante, por cuanto prohíbe acosar, hostilizar, herir, lesionar de manera permanente o mutilar intencionalmente cualquier ejemplar de cetáceo menor.

La norma señala, en su artículo cuarto, que los ejemplares vivos de cetáceos menores encontrados atrapados en las redes destinadas a la pesca artesanal o industrial, deberán ser puestos en libertas. "Si los cetáceos menores son encontrados vivos en los puntos de desembarque, playas y orillas presentando signos vitales que permitan su supervivencia, deberán ser devueltas al ambiente acuático", precisa.

Acciones drásticasEl Ministerio de la Producción adoptará las medidas necesarias para frenar la caza ilegal de delfines y tiburones, como lo ha venido haciendo con otras pesquerías.

Para ello, se ha encargado al Imarpe que evalúe la situación de los recursos, caracterice la mala práctica, analice el nivel de extensión que pudiera haber alcanzado la misma y, el potencial daño que esta podría estar ocasionando el ecosistema.

Asimismo, se va a solicitar a los Gobiernos Regionales que tienen la responsabilidad de la gestión de la pesca artesanal, que establezcan el mecanismo y las redes comerciales bajo las cuales operan las personas involucradas en esta práctica ilegal, con el fin de perseguirlas con el apoyo de la Policía Nacional, DICAPI y el Ministerio de Ambiente.

Entre las medidas que se podrán considerar, atendiendo a lo que el Imarpe recomiende, están la restricción temporal de la pesca y comercialización del tiburón, por considerarse el principal incentivo para la pesca indiscriminada de delfines, debido a que sus aletas tienen gran demanda en el mercado externo; el apoyo a los Gobierno Regionales para la realización de operativos que busquen identificar a los delincuentes que están realizando esta actividad ilegal; la prohibición del uso de determinados aparejos; y, la realización de una campaña de sensibilización de la mano con la sociedad civil y de las organizaciones privadas para alertar a la población sobre la importancia de cuidar a los delfines y tiburones.

Asimismo, se ha propuesto un Plan de Acción Nacional para la Conservación y Ordenamiento de Tiburones, Rayas y Especies Afines en el Perú que se encuentra disponible en la página web https://www2.produce.gob.pe/dispositivos/publicaciones/rm295-2011-produce.pdf para recibir los aportes de los especialistas, instituciones, empresas y ciudadanía en general. El ordenamiento de la pesca de tiburón será fundamental para regular esta pesquería y evitar el uso de delfines como carnada en las actividades extractivas.

El Plan de Acción propone acciones específicas como la realización de un estudio científico a cargo del Instituto del Mar del Perú, Imarpe, para determinar los aparejos de pesca, las características de la flota pesquera, las zonas de pesca, el esfuerzo pesquero, las tallas mínimas, áreas de reproducción, ecología trófica y otros. La información recogida permitirá definir un ordenamiento que garantice la sostenibilidad del recurso.