Berlín (Reuters).- La canciller alemana, Angela Merkel, ganó fácilmente una votación parlamentaria sobre la contribución del país , pese a las crecientes tensiones dentro de su coalición por los altos costos de la crisis europea para los contribuyentes germanos.

Merkel, que obtuvo un amplio apoyo de la oposición, consiguió una mayoría simple de su coalición de centro derecha en la , o Cámara baja del Parlamento, cuyos miembros fueron citados a Berlín en medio de su receso de verano boreal para la sesión clave.

Con cada votación sobre la crisis de deuda de la zona euro, la preocupación sobre la respuesta de Alemania al tema se ha incrementado. Varios legisladores de la coalición gobernante se has rebelado en las últimas decisiones, lo cual dejó al Gobierno con menor espacio para maniobrar en políticas europeas.

La Bundestag respaldó el rescate por 473 votos a favor y 97 votos en contra, entre ellos a 22 legisladores de la coalición de la canciller que rechazaron la ayuda.

De todos modos, última cifra fue menor a la de los 26 diputados de la coalición que el mes pasado se rebelaron en el debate sobre el esquema de rescate permanente de la zona euro, el (MEDE).

Dirigiéndose a los legisladores para que apoyaran el salvataje a Madrid, el ministro de Finanzas dijo el jueves antes de la votación que la menor percepción de una insolvencia en España podría remecer a toda la zona euro.

"Incluso la apariencia de una amenaza para la sostenible solvencia del Estado español podría dar lugar a unos efectos de creciente contagio en la zona euro", expresó ante la Bundestag.

Al igual que en la votación del MEDE, cuya severa postura ante la crisis de deuda impulsó su popularidad de cara a las elecciones generales del 2013 no logró alcanzar la llamada "mayoría del canciller", una marca importante por su simbolismo que requiere un apoyo de 311 de sus 330 legisladores en la Cámara de 620 escaños.

El resultado de la votación ya se daba por descontado después de los principales partidos de la oposición habían dicho que respaldarían el rescate. "España es la cuarta economía de la zona euro y un par de sus bancos necesitan ser estabilizados. Si no lo hacemos, el país que más sufre es Alemania, así que está en el interés de Alemania ayudar a España", dijo a Reuters Andrea Nahles, segunda al mando del partido opositor Social Demócrata (SPD).

Pero algunos legisladores siguen preocupados de que el rescate a los prestamistas españoles no aborde los problemas reales de la zona euro. "Los grandes países en Europa reciben valijas de dinero y los pequeños al comisario de la austeridad", declaró Frank Schaeffler, legislador los Demócratas Libres, un partido minoritario de la coalición de Gobierno.

"Eso no tiene nada que ver con la justicia", afirmó a los legisladores Schaeffler, un conocido crítico de las políticas de Alemania sobre la crisis.

España solicitó un rescate a la zona euro el mes pasado cuando el estado de su sector bancario, afectado por préstamos tóxicos, se deterioró rápidamente.