Bruselas (Reuters).- El Banco Central Europeo no debería tener la última palabra en cuanto a la , dijo el martes el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, advirtiendo que el Parlamento de su país no aprobaría un mecanismo para vigilar a todos los prestamistas de la región.

La última decisión no puede dejarse en manos del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, dijo en un intercambio público de opiniones con otros ministros de Finanzas de la zona euro realizado en Bruselas.

Schaeuble hizo un llamado al BCE a garantizar que la política fiscal y bancaria no se perdieran en la política monetaria y dijo que duda que el banco central con sede en Fráncfort central pueda supervisar a miles de prestamistas.

"Una y otra vez hemos dejado claro que una muralla china entre la supervisión bancaria y la política monetaria es una necesidad absoluta", dijo Schaeuble.