Krisztian Bocsi/Bloomberg
Krisztian Bocsi/Bloomberg

está preparada para cerrar casi la mitad de su capacidad de energía nuclear, lo que ejerce una mayor presión sobre las redes europeas que ya están lidiando con una de las peores crisis energéticas en la historia de la región.

Los cierres de Grohnde, Gundremmingen C y Brokdorf, como parte de la eliminación nuclear del país, dejarán solo tres plantas atómicas, que se cerrarán para fines del 2022. Más allá de la restricción del suministro, los cierres eliminan una fuente clave de energía con bajas emisiones de carbono en una nación donde las emisiones están aumentando.

Después del desastre de Fukushima de 2011, Alemania prometió deshacerse de todos sus reactores. En ese momento, el país era líder en energías renovables, pero la eliminación lo ha dejado más dependiente del carbón y el lignito para la generación de electricidad. La nación se quedó atrás en la carrera “cero neta” después de hacer importantes concesiones al lobby del carbón, a los manifestantes contra los parques eólicos y a los fabricantes, en particular las automotrices.

“Desde una perspectiva de emisiones puras, siempre fue una idea cuestionable cerrar la energía nuclear alemana antes de que las plantas llegaran al final de su vida útil”, dijo Hanns Koenig , jefe de proyectos encargados en Aurora Energy Research. “Siempre estuvo claro que la eliminación nuclear necesitaría plantas de y gas funcionando más y, por lo tanto, causando emisiones adicionales sustanciales”.

Las plantas atómicas están diseñadas para generar energía las 24 horas del día, proporcionando un valioso respaldo cuando el viento no sopla o el sol no brilla.

Si bien los cierres se conocen desde hace años y es poco probable que provoquen un aumento en los precios, la eliminación de 4 gigavatios de producción de carga base pone de relieve una menguante capacidad de reserva en Alemania.

El momento difícilmente podría ser peor. Los precios de la energía están cerca de niveles récord en toda Europa, y Alemania tendrá que depender de la generación a partir de gas y carbón costosos durante otros 20 años más o menos, antes de que también se eliminen gradualmente.

Mantener abiertas las por más tiempo no es una opción, ya que eso requeriría cientos de millones de euros de inversión, dijo Koenig.

Una mayor dependencia de los combustibles fósiles aumentará aún más las emisiones, y Alemania no está sola. Varios países de Europa han aumentado la producción de energía a carbón en los últimos meses debido a que los suministros de gas no lograron satisfacer la demanda en recuperación y la generación eólica se quedó corta.

Alemania tiene la intención de desconectar toda la generación a carbón para 2038, y la flota de plantas de energía de lignito se reducirá casi un 16% para 2024. Para ese año, los altos precios del carbono y una expansión de la energía renovable habrán recortado la producción de carbón de Alemania “fuertemente”. según la Agencia Internacional de Energía.

TAGS RELACIONADOS